El Grupo Parlamentario Popular ha votado este martes en contra de sendas iniciativas defendidas por el BNG y el PSdeG para revisar la candidatura de la Ribeira Sacra a patrimonio mundial de la Unesco y ha defendido las gestiones llevadas a cabo por el Gobierno gallego al respecto.

En el primer pleno del nuevo periodo de sesiones de la Cámara gallega, los tres grupos parlamentarios han vuelto a evidenciar sus diferencias en este asunto después de que la Xunta y el Estado decidiesen aplazar la candidatura tras un informe negativo del Icomos, organismo asesor de la Unesco en el trámite de la evaluación.

En primer lugar, durante el debate acumulado de sendas mociones del BNG y del PSdeG, la portavoz de Cultura del PSdeG, Noa Díaz, ha propuesto una batería de medidas entre las que pide a la Xunta que presente en el Parlamento un plan de actuación, con plazos y fechas concretas, para la elaboración de los proyectos de las candidaturas pendientes de declaración como Patrimonio de la Humanidad.

Asimismo, ha exigido una «hoja de ruta» para la propuesta de la Ribeira Sacra tras el «fracaso» de la Xunta en su gestión y ha censurado que el Gobierno gallego aún acabe de publicar ahora en el Diario Oficial de Galicia (DOG) un Plan de Acción para el paisaje de este entorno.

En su opinión, se trata de una circunstancia que ejemplifica de forma clara «la dejadez» del Ejecutivo autonómico con una Ribeira Sacra que «ni siquiera cuenta con un plan de protección paisajística, cultural o turística».

Tras la intervención de la parlamentaria del PSdeG, la nacionalista Mercedes Queixas ha coincidido al tildar de «fracaso» de la Xunta la tramitación de la candidatura y ha pedido al PP una «rectificación» para revisar y rectificar las carencias señaladas por el Icomos.

«Aquí está nuestra propuesta para corregir los errores y retomar la propuesta con el fin de revisar la candidatura presentada ante la Unesco y evaluar la respuesta negativa del Icomos reforzando el equipo de trabajo, con personas de experiencia contrastada y teniendo en cuenta la necesidad de promover un abordaje multidisciplinar de la misma», ha apuntado la parlamentaria del Bloque.

Además, entre otras cuestiones, ha reclamado una evaluación del presupuesto invertido en la gestión de la candidatura, los objetivos conseguidos, depurar responsabilidades y establecer un nuevo presupuesto para el abordaje de esta reformulación.

«Urge abrir un proceso de participación con todos los sectores implicados en el conocimiento, estudio y puesta en valor de la Ribeira Sacra», ha sostenido antes de exigir también que se evalúe el impacto de la zona de protección de las grandes estructuras industriales que pueden condicionar la protección mundial y ambiental».

RECHAZO DEL PPDEG

Enfrente, la diputada del PPdeG Raquel Arias ha ofrecido a los grupos de la oposición llegar a un acuerdo a partir del texto de una enmienda formulada por su grupo, una petición que fue rechazada por las formaciones de la oposición.

Ante ello, la parlamentaria popular ha lamentado que tanto BNG como PSdeG rechazasen la aprobación de una moción conjunta que fortalezca la candidatura de la Ribeira Sacra como patrimonio mundial.

«Mientras que para Icomos es loable el trabajo llevado a cabo respecto de la planificación, coordinación y protección de la Ribeira Sacra, los socialistas dicen que no existieron estas actuaciones y los nacionalistas piden que empecemos de nuevo todo el procedimiento», ha censurado.

Dicho esto, ha asegurado que las personas que conocen el territorio saben que en los últimos años se produjo un «punto de inflexión en la Ribeira Sacra». «Y por eso confiamos en el trabajo que está haciendo la Xunta en colaboración con el Estado, con las distintas instituciones y con los agentes del territorio», ha señalado Raquel Arias.

Además, ha considerado que las mociones defendidas tanto por BNG como por PSdeG demuestran «un desconocimiento absoluto» del territorio o «mala fe con fines partidistas».

RECHAZADA OTRA INICIATIVA DEL BNG SOBRE ENCE

Por otra parte, los votos en contra del grupo mayoritario también han impedido que saliese adelante otra moción a través de la que el BNG instaba a la Xunta a impulsar los trabajos de la mesa por el futuro de Ence, coordinar los planes para la recuperación de los terrenos que ocupa actualmente la fábrica y encargar un estudio para evaluar la implantación de posibles emplazamientos para un complejo moderno.

La iniciativa defendida por el diputado del BNG Luís Bará proponía, entre otras cuestiones, el desarrollo de un consorcio para el aprovechamiento integral del monte, la potenciación de la industria forestal con aprovechamiento en cascada y transformación de la madera en bioproductos y biomateriales de alto valor.

Aunque finalmente la iniciativa ha contado con los votos a favor de los diputados del PSdeG, no ha salido adelante al ser rechazada por el PPdeG, cuyo parlamentario Manuel Santos ha insistido en que si Ence cierra sin ninguna alternativa, el BNG y el PSdeG «serán los responsables del futuro de 5.000 familias».

«Desde la Xunta y desde el PPdeG, seguiremos luchando por los derechos de los trabajadores y colaboraremos para tratar de garantizar el futuro laboral de la plantilla de esta empresa en Pontevedra», ha afirmado.