El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, ha manifestado este lunes su condena a «todos los tipos de violencia» y «actos vandálicos» ocurridos en diferentes ciudades de España, singularmente en Cataluña, en los últimos días tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Además, en una rueda de prensa ofrecida este lunes en el Parlamento gallego, el líder de los socialistas ha defendido que la libertad de expresión está «absolutamente garantizada» en España, que es una «democracia que funciona adecuadamente».

Para Caballero, los actos vandálicos y los disturbios vividos en los últimos días son «prácticas inadmisibles que tienen que ser condenadas de forma clara», porque «exceden todos los límites de la convivencia» y de «la tolerancia».

Frente a esto, ha insistido en que España «es una democracia» que puede tener «las debilidades de todas las democracias del mundo», porque «no hay ninguna perfecta». Pero la violencia, ha añadido, es «un error» que «no se puede justificar con ningún tipo de argumento».

LLAMA A LA «REFLEXIÓN»

En este contexto, el secretario xeral del PSdeG también ha hecho un llamamiento a la «reflexión general»: «Estamos ante la mayor crisis económica, social y sanitaria que se conoce, y las crisis de tanta envergadura acaban teniendo distintas fases de tensiones».

De hecho, Gonzalo Caballero ha recordado la crisis financiera del 2008 y los «efectos políticos y sociales» que conllevó. Ante la previsión de que las consecuencias de la covid duren «meses» e incluso «años» y se avance «hacia una nueva realidad», ha hecho un llamamiento «a la tolerancia, a la convivencia y a la moderación de todos y de todas».

Así, ha abogado por «reforzar el Estado del bienestar» desde «un planteamiento progresista de izquierdas», con un «modelo social que permita luchar contra la desigualdad» e integrar «a todos aquellos que se pueden sentir excluidos».

«O salimos de la crisis con un modelo compartido inclusivo en el que nadie quede atrás, o existirán más riesgos de conflicto, de tensión y también extremismos, por la derecha o por la izquierda, que no construyen una democracia mejor», ha expresado.