El Ayuntamiento de Triacastela (Lugo) «ya suspendió» en noviembre la licencia urbanística de la empresa cantera que operaba en el entorno de la Cova Eirós, una zona de especial protección con un yacimiento arqueológico prehistórico.

Así lo ha asegurado la alcaldesa del municipio, la popular Olga Iglesias, un día después de que el Tribunal Supremo desestimase el recurso de casación presentado contra una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que anulaba esta licencia por encontrarse en esta área rústica protegida.

En concreto, ha puntualizado la regidora, se trata de un fallo del tribunal gallego del «mes de noviembre», por lo que el Consistorio «ya ejecutó y se suspendió» dicha licencia. «La empresa tomará sus decisiones y entre otras cosas ya presentó en su momento una solicitud para un título habilitante que le permite la Ley de Urbanismo de Galicia», ha aclarado Iglesias.

Además, la alcaldesa de Triacastela ha confirmado que ya «no hay personal» trabajando en ese lugar, porque la empresa «los mandó a la fábrica de Toral de los Vados», donde «sí tienen un título habilitante que solicitaron desde 2018».

Seguidamente, ha advertido que no caben más recursos, ya que «este era de casación y la licencia queda anulada». No obstante, ha recordado la alcaldesa, la compañía podría seguir trabajando con ese «título habilitante» que le ha concedido la Xunta a través de la Ley de Urbanismo de Galicia.