La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha reivindicado que la formación frentista no ve nada que celebrar en una Constitución española que «se usa como arma contra la diversidad, los derechos y la propia existencia de Galicia como nación».

Así se ha pronunciado en el acto celebrado en la mañana de este domingo por el Bloque en el Panteón de Galegos Ilustres de la iglesia de San Domingos de Bonaval, en Santiago de Compostela, donde Pontón ha estado acompañada por miembros de la ejecutiva de la formación frentista, entre ellos el diputado en el Congreso Néstor Rego, que ya había anunciado que no asistiría al acto organizado en la Cámara baja con motivo del Día de la Constitución.

«Nosotros hoy celebramos nuestra voluntad de existir, de ser, de estar en el mundo desde nostors. Nuestra voluntad de construri la Galicia del futuro, una Galicia más fuerte que la de hoy», ha expresado Pontón en un discurso en el que ha cargado contra «los que hoy veneran» la Constitución española porque son quienes «quieren seguir manteniendo todo atado y bien atado».

Pontón ha llamado a «mover el centro de gravedad» ante un «centralismo» que, a su juicio, supone «un problema» para los gallegos porque «genera un marco que produce asimetrías y desigualdades». Por ello, ha apelado a caminar hacia «un futuro gallego y republicano, de igualdad, justicia social, desarollo económico, empleo y derechos para todos».

De este modo, ha subrayado que el Bloque continuará «cuestionado el régimen» que, dice, marca una Carta Magna que hace que la izquierda y derecha española «se unan para venerarla». En este sentido, la líder nacionalista gallega cree que es necesario que se mantenga abierto un debate en torno a la «sacralización» de la Constitución convertida «en una reliquia que hay que adorar» por parte de «los partidos estatales».

«Esta no es nuestra Constitución», ha aseverado Ana Pontón, que ha recordado la oposición de las fuerzas que integran hoy el BNG a una Carta Magna que supuso «un pacto con la dictadura» durante la Transición española.

«Nosotros apostábamos por dejar atrás el anacronismo de una monarquía corrupta. No somos súbditos y teníamos claro que democracia es reconocer a Galicia como nación y con derecho a la autodeterminación porque el Estado español es plurinacional», ha incidido.

MADRID COMO «APISONADORA»

Para Pontón, Madrid «es una apisonadora» que concentra y «absorve» la inversión del Estado, «las grandes empresas» y el «talento». Una posición centralista en la forma de configurar el Estado que, a su jucio, está «blindada» con la Constitución.

Así, ha enumerado cómo Madrid «es la ciudad que más recibe» en los fondos de la Política Agraria Común o el hecho de que «9 de cada 10» contratos estatales sean gestionados desde la capital y que «el 60%» de las adjudicaciones se realicen a empresas con sede en la ciudad madrileña.

«Esto no pasa en los estados realmente descentralizados como Alemania: Berlín es la capital política, Frankfurt la económica y Munich, la judicial», ha sentenciado Pontón antes de censurar que el modelo de Estado que convierte a Madrid en una «aspiradora de inversiones» perjudica a Galicia y «cronifica» problemas como la crisis demográfica o la emigración.