El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, ha explicado este lunes que confía en que la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de las estatuas del Pórtico del Mestre Mateo, «garantice que no salgan de Galicia y que estén a disposición de los juzgados», aunque, ha recordado, existen sentencias que «otorgan la propiedad a la familia Franco».

Bugallo ha querido referirse a la petición formulada por la familia Franco para la retirada de muebles y enseres del Pazo de Meirás, un emplazamiento en el que se encuentran también estas estatuas que reclama el Ayuntamiento compostelano.

Así, ha afirmado que el consistorio está «en coordinación» con la Consellería de Cultura, aunque «en un escenario muy difícil», ya que «es un tema en el que hay una voluntad política absoluta», pero la decisión está «en manos de la justicia».

En estos momentos, ha dicho, el «amparo» que tienen tanto las estatuas del Pórtico como la biblioteca de Pardo Bazán es su declaración como BIC por parte de la Xunta, lo que «garantiza» que los Franco «tienen que pedir permiso a la comunidad autónoma para su traslado» y que ésta tiene «tres meses para resolver».

«Por lo que sé, ese permiso aún no fue solicitado», ha dicho el alcalde compostelano, que se ha mostrado seguro, no obstante, de que, sea cual sea la resolución «no favorable para los Franco», será «recurrida ante los tribunales».

Aunque el ayuntamiento busca en la comisión conjunta con Xunta y Estado como «reabrir el procedimiento judicial», Sánchez Bugallo ha recordado que «hay sentencias que le otorgan esa propiedad a la familia Franco». «Por tanto, no nos las podemos saltar, independientemente de que nosotros no la compartamos», ha zanjado.