El alcalde de Sada (A Coruña), Benito Portela, ha abogado por pedir, por parte del Estado, la ejecución provisional de la sentencia del Pazo de Meirás, para el que ha planteado un uso dotacional. «Vinculado a la recuperación de la memoria histórica y a la dignidad de las mismas».

Así lo ha manifestado en una comparecencia junto al representante del ayuntamiento en la comisión de expertos de Meirás, Francisco Montouto, quien ha dado la «bienvenida» a la sentencia, aunque ha considerado que llega «tarde», ha expuesto al aludir a la «pasividad omisiva por parte de los sucesivos gobiernos en materia de memoria histórica».

Antes, el regidor de Sada ha reiterado que el fallo judicial es, para este ayuntamiento, «impecable» y con la inclusión de criterios planteados por esta parte. También ha aprovechado para agradecer «a todos los colectivos y personas» que desde distintos ámbitos trabajaron para lograr este objetivo.

«Estamos ante un momento histórico», ha sentenciado en línea con lo manifestado cuando se conoció el fallo. Por su parte, Francisco Montouto ha valorado el hecho de la devolución sea para al Estado y no al Patrimonio Nacional.

Como el alcalde, ha coincidido en pedir la ejecución provisional, pero ha recordado que solo el Estado puede solicitar al juzgado que condenó a los Franco a devolver el inmueble y una vez que estos hayan presentado su recurso. «Nuestro apoyo, nos adheriríamos», han expuesto ambos.

Llegado ese momento procesal y de ser admitido por el juzgado, ha explicado también que solicitarán establecer un convenio con el Estado para el uso dotacional del inmueble.

Con todo, ha recordado que sería una posesión «reversible» en caso de que algún recurso de los posibles –ante la Audiencia Provincial o el Tribunal Supremo– le dé la razón a los Franco.