La CIG ha denunciado este viernes que la Xunta «engaña» con la dotación de transporte sanitario para O Deza y ha reclamado «una nueva ambulancia para dos comarcas».

Así lo ha manifestado, en declaraciones a Europa Press, el secretario comarcal de la FGAMT-CIG de Pontevedra, Xavier Aboi, que ha comparecido este viernes con delegados sindicales del sector de ambulancias de Lalín tras el anuncio del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de otra ambulancia para la zona después de que un hombre falleciese en Dozón, en el campo de la fiesta de O Sisto, y la ambulancia tardase en llegar 46 minutos desde que se recibió la llamada en el 061.

Al respecto, han criticado el «desconocimiento de la realidad o la incapacidad» del mandatario autonómico porque «primero dice que se dotará de una nueva ambulancia» y luego la Xunta aclara que será «una ambulancia de apoyo» porque «no se puede modificar el convenio» del transporte sanitario, ha puntualizado Aboi.

Sobre la ambulancia de apoyo, Aboi ha explicado que, como no están dotadas como las de soporte vital básico con personal sanitario, «sólo sirven para traslados a PAC o esguinces de tobillo». «La ambulancia de apoyo ya la había antes», ha insistido.

Por ello, ha reivindicado que se pide dotación «de urgencia», por lo que considera que anunciar una ambulancia con personal con «titulación insuficiente» supone que «están engañando». «La única forma es dotar de una nueva ambulancia a dos comarcas», ha demandado Aboi.

CONFLICTO

La CIG ha advertido que ante la situación que se vive en comarcas como Pontevedra y A Estrada, «es posible que vuelva a haber conflicto» en el sector de ambulancias.

A modo de ejemplo han denunciado que una persona de la zona de Agolada –comarca de O Deza– fue en transporte programado a un tratamiento que terminó a las 16,00 horas y «no llegó hasta pasadas las diez de la noche a casa».

«¿Esta es la sanidad que quiere Feijóo?», se ha preguntado Aboi, que ha afirmado que así es «la realidad del transporte sanitario» en Galicia y que el titular de la Xunta «vende humo».