El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha avanzado que Galicia ofrecerá la vacuna de la gripe al mismo tiempo en que se administre la cuarta dosis de la covid-19, que incluye dos variantes de ómicron. En todo caso, no significa que la campaña en general se vaya adelantar, sino que se simultaneará para aquellas personas que así lo quieran, con el fin de ponerse los dos pinchazos en el mismo acto sanitario.

El lunes, la Comunidad gallega arrancará la campaña de la cuarta dosis en residencias, en las que se prevé dispensar 21.000 dosis para los gallegos en centros sociosanitarios.

Las previsiones que maneja la Xunta es que en el plazo de dos semanas podrán estar totalmente administradas las dosis en estos centros, momento en que arrancaría la campaña de la cuarta dosis para los mayores de 60 años, empezando por los de 80.

Inicialmente, está prevista hacerla al completo en los denominados ‘vacunódromos’, aunque en días pasados el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, reconoció que habría ‘repescas’ para los mayores que no puedan desplazarse o tengan dificultades para hacerlo a los grandes centros de vacunación (en las anteriores campañas se ponían la vacuna en los centros de salud de referencia).

Cuando concluya la cuarta dosis al colectivo de mayor riesgo por edad, comenzará la administración de estas inyecciones para el personal sanitario y sociosanitario, como colectivos profesionales de mayor riesgo.

VACUNA CON MÁS VARIANTES

Rueda ha recordado que la cuarta dosis de la vacuna que se administrará este otoño cuenta con protección para dos variantes de la Ómicron (la BA4 y la BA5).

Para todas estas personas, ha concretado Rueda, estará disponible también la vacuna de la gripe, que es estacional.

Además, en la campaña de la gripe de este otoño estarán incorporados, como población diana, todos los niños menores de cinco años, en concreto a los que tengan edades comprendidas entre 6 meses y 4 años y 11 meses.