El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha informado de que las obras de construcción del hospital Gran Montecelo, en Pontevedra, avanzan «en plazo», por lo que se prevé que esté listo entre «finales de 2023 y principios de 2024».

Así lo ha expuesto en una visita este lunes a las obras, en donde ha avanzado que este hospital se dotará de nuevos equipos que evitarán que los cerca de 500 pacientes del área que se desplazan cada año a Vigo para recibir radioterapia puedan realizar su tratamiento en Pontevedra, lo que será «la punta de lanza de todas las mejoras que va a haber aquí».

Al respecto, Rueda ha resaltado que este futuro hospital cuenta con una inversión «muy importante» de 154 millones, mientras remarca que se destinen 8,8 millones a equipos de radioterapia, medicina nuclear, radiodiagnóstico y hemodinámica que se instalarán en el complejo, sobre lo cual reconoce que «hay reivindicaciones a mayores». «Iremos viéndolas conforme esto esté puesto en marcha», agrega.

En esta visita han participado también, entre otros, los conselleiros de Sanidade e Infraestruturas, Julio García Comesaña y Ethel Vázquez, así como el alcalde de la ciudad del Léres, Miguel Anxo Fernández Lores.

NUEVA TORRE DE HOSPITALIZACIÓN EN FORMA DE ‘Z’

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha subrayado lo «rápido» que avanzan las obras, que se iniciaron hace poco más de un año –en mayo de 2021–, más allá de dificultades como la crisis de suministros y el paro del transporte. Tanto él como Alfonso Rueda han agradecido la «colaboración» del Ayuntamiento de Pontevedra para cuestiones como abastecimiento de agua y encargarse de viales de acceso.

Estas obras, que darán servicio a un área de 26 ayuntamientos con casi 300.000 habitantes durante «los próximos 50 años», se centrarán en su próximo paso en la construcción de la nueva torre de hospitalización en forma de ‘Z’, el elemento más característico de la infraestructura.

La actuación del Gran Montecelo implicará un 74% más de superficie; dos nuevos edificios y un bloque de hospitalización; 120 camas, 53 consultas y tres quirófanos más; y un incremento del 49% en los puestos de hospital de día y del 92% en los puestos de urgencias.

Cuestionado sobre el futuro aparcamiento, Alfonso Rueda ha ratificado que habrá un aparcamiento público para «atender las necesidades». Al respecto, Comesaña ha indicado que «hay varias alternativas», con una parte exterior y «es probable que una parte sea cubierta».

Por otra parte, en relación con el canon que pagará la Xunta a la Comunidad de Montes de Mourente por los terrenos del hospital, el conselleiro de Sanidade ha dicho que el documento que se firmará «está terminándose», solo quedan «los últimos flecos del documento» y «es cuestión de pocos días».

EL ALCALDE DEMANDA FONDOS PARA LA SANIDAD PÚBLICA

Por su parte, el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG) ha mostrado su «satisfacción» por el ritmo de las obras y muestra el «compromiso» del Ayuntamiento para lo que sea necesario.

Igualmente, el regidor ha demandado un «esfuerzo» en apoyo de la sanidad pública, «una joya que defender entre todos», que debe contar con los «fondos imprescindibles para que siga siendo un ejemplo en todo el mundo». Asimismo, ha emplazado a hacer las obras «con ‘sentidiño», que «no haya apuros ni prisas, no vaya a ser que nos caiga algún puente». «Mejor que se tarde un poco más y que vaya todo bien asegurado», asegura.

Posteriormente, Rueda ha subrayado que Galicia cuenta con una «magnífica sanidad pública» frente a las «declaraciones alarmistas». Preguntado por la prensa acerca de si habrá problemas para contar con el personal necesario para el hospital, el titular del Ejecutivo autonómico ha aseverado que espera que «no», pues existe la «planificación» y recursos necesarios.

VISITAS GUIADAS

Por otra parte, la Xunta programará visitas guiadas para conocer las obras del futuro hospital. En concreto, a partir de julio, durante las tardes de los viernes, será para sanitarios.

Ya en septiembre, ha explicado el presidente del Gobierno gallego, será el turno para que ciudadanía y colectivos sociales de Pontevedra puedan participar en esas visitas.