El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha dado a entender, en vista de la evolución epidemiológica, que previsiblemente Galicia dirá adiós al toque de queda que se mantenía en la madrugada de los fines de semana, al tiempo que se ha mostrado «optimista» con aliviar las restricciones «pequeñas» vigentes en hostelería y ha anticipado que se analizará también ampliar el horario al ocio nocturno.

En concreto, desde la entrada en vigor de las últimas medidas antes de Fin de Año, en la Comunidad bares y restaurantes deben cerrar a medianoche excepto viernes y sábados, que lo hacen a la 1,00 de la mañana; mientras que pubs y discotecas tienen de límite las 3,00 horas.

Junto a esto, sigue vigente un toque de queda de fin de semana, ya que las reuniones de no convivientes siguen prohibidas de 3,00 a 6,00 de la madrugada los jueves, los viernes y los sábados.

A las puertas de que esta tarde se reúna el comité de expertos clínicos que asesora a la Xunta desde el inicio de la pandemia, el presidente gallego ha sugerido que, en vista de la disminución de la incidencia, en paralelo a que la hospitalización en planta y UCI sigue «estable», y avanza la vacunación, habrá buenas noticias.

En concreto, ha dado por hecho que el comité clínico va a considerar que lo que la Xunta denomina «toque de no queda» –en referencia a la prohibición de reuniones de no convivientes los fines de semana– «una cosa innecesaria», optimista también con la posibilidad de relajar las «pequeñas» restricciones al consumo en barra y en los horarios hosteleros.

Sobre la mesa estará también la ampliación del horario del ocio nocturno «hasta las 5,00 o 5,30 horas», ha avanzado Feijóo, quien también ha aludido a que se intentará que quede validado el protocolo para el Entroido diseñado por el departamento sanitario autonómico.

Eso sí, ha concluido que el mensaje será que «esto no ha acabado», por lo que será preciso mantener las precauciones para evitar el avance del virus, tales como «la distancia» de seguridad y la ventilación en interiores.