El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha realizado un balance «positivo» de la recuperación desde este jueves de la posibilidad de solicitar cita presencial en el Servizo Galego de Saúde desde las aplicaciones electrónicas y que se sitúan actualmente en el 47 por ciento del total.

«El resultado fue razonablemente bueno», ha destacado este sábado, en declaraciones a los medios en Silleda, donde trasladó su confianza de que se mantenga esta tendencia con el objetivo de que a final de año el volumen de peticiones presenciales alcance el 60 por ciento.

Comesaña ve «razonable» ir recuperando esta posibilidad de petición de cita después del «momento complicado» del pasado verano, debido a al escasez de sustitutos, con el objetivo de que las cifras se puedan ir incrementando «de modo progresivo».

En todo caso, ha reiterado que «nunca se dejó» de prestar atención presencial en los centros de salud, puesto que se podían solicitar en los mostradores de estas instalaciones y en función del criterio de los profesionales.

De hecho, ha asegurado que hay facultativos que tienen el 98 por ciento de sus citas en formato presencial y ha puesto en valor la importancia de la atención telefónica, que permitió «seguir atendiendo a más pacientes» en el momento «más duro» de la pandemia.

Es por ello que incidió en la importancia de mantener esta posibilidad en el futuro, sobre todo para intervenciones «no requieren la presencia» del usuario, como la renovación de recetas.