El anuncio de la próxima vacunación del sector docente ha suscitado reacciones diversas entre los sindicatos de profesorado que, a pesar de que agradecen que arranque el proceso, muestran su preocupación tanto por la organización como por la tardanza.

La CIG-Ensino ha censurado el «total desprecio» a los cuerpos docentes ante este «inesperado» proceso «sin siquiera comunicarlo a las organizaciones sindicales», que desconocen los criterios, os plazos y el sistema que se llevará a cabo.

En concreto, el sindicato denuncia que esta misma mañana profesores de diferentes centros y zonas de Galicia recibieron citaciones a través de SMS sin conocerse previamente el plan, lo que ha tachado de «un claro ejemplo de desorganización total y absoluta».

El sindicato advierte de que estas citaciones se están realizando con independencia de la edad y sin tener en cuenta la atención de los centros de trabajo y del propio alumnado, lo que creará «situaciones de difícil gestión» y con avisos «de 24 horas de antelación».

ANPE, por su parte, ha considerado positivo que se inicie el proceso, pero ha lamentado que no arrancase «mucho antes», y ha incidido especialmente en que esta fase no incluya a mayores de 55 años, que «constituyen un número importante de docentes».

Asimismo, ha instado a vacunar «a todo el profesorado clasificado como especialmente vulnerable», tanto por su edad como por presentar patologías previas o estar en situación de embarazo, entre otros.