Sindicatos y personal empleado en el SERGAS no consideran muy ético el hecho de que un o una trabajadora pague para figurar en listas de contratación. Máxime cuando estas listas se emplean para la cobertura de puestos dentro de la administración pública. Aun así, hay categorías profesionales de esas listas que “nunca se mueven”, es decir, personal inscrito que no ha sido contratado nunca debido, mayormente, a la externalización de los servicios para los que se inscribieron.

Otra cuestión es el hecho de figurar en listas donde, además de pagar por estar dentro de ellas, muchas veces los y las profesionales acuden a puestos de trabajo muchas veces en condiciones “casi de esclavitud”.

El SISTEMA DE TASAS

Las tasas que se cobran son fijadas dentro de la ley de presupuestos de Galicia para cada año. “Esto no es negociable, se establece por decreto en cada administración, no se negocian las cantidades” dice Javier González de CCOO. El precio de las tasas para figurar en listas de contratación dentro del SERGAS es de 18,04 euros para este año 2020, salvo exenciones totales o parciales, en los casos previstos, que son despedidos de larga duración, familia numerosa o personas con alguna discapacidad. Desde el SERGAS señalan que “el abono de tasas es so por primera inscripción en la categoría, y siempre que no esté incluido en alguno de esos supuestos de exención”.

El precio dentro de las listas de contratación no varió. Lo que sí puede variar es el de las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) cuyos precios de inscripción pueden ir de los 25€ a los 50€ según qué categorías del SERGAS. El precio lo pone la administración competente. Las actuales listas de contratación están “acogidas al pacto de 2016” dice María Xosé Abuín, de la CIG. Abuín remarca que “si cambias de categoría laboral, por ejemplo de celador pasas la enfermería, entonces vuelves a pagar”. Antes se pagaba cada año para renovar hasta que “protestamos y acabamos pagando una sola vez” dice Abuín.

“Si no cambias de categoría laboral no pagas y los méritos que has ido recogiendo en tu trabajo se van aplicando, tu expediente se va actualizando automáticamente” explica Víctor Iglesias, de UGT. Iglesias recuerda que también hay unos plazos para cumplir que son para la “inscripción es hasta el 31 de octubre y los méritos que vas acumulando entran hasta el 15 de octubre de cada año”. Estar en dos categorías laborales diferentes implica pagar por cada una de dichas categorías, por ser relaciones de personal de contratación diferentes.

SISTEMA EN CUESTIÓN

Algunas voces señalan que este sistema es una vía más de recaudación del sistema autonómico. Pero lo que les parece más injusto es lo que sucede “en aquellas listas donde el personal se ha inscrito y que son servicios que el SERGAS tiene privatizados, nos parecen un fraude” dice Abuín. Algunos ejemplos son las listas de informáticos o las listas de dietética y nutrición. Hay personas inscritas en esas categorías “y el SERGAS las tiene contratadas con una empresa exterior”.

Para Víctor Iglesias este tendría que ser un procedimiento sin costes. “Antiguamente podría tener costes debido a la necesidad de contratar personas”. Sin embargo, “ahora hay una plataforma electrónica donde tú metes tus méritos”, antes había que hacer refuerzo contratando más personal administrativo. Insistiendo sobre el tema de las listas, Víctor Iglesias cree que “hoy en día en el SERGAS es casi como apuntarte la una ETT, pagar para que acepten tu currículo”.

Desde la Plataforma SOS Sanidad Pública de Galicia, Manuel Martín considera que estamos ante de un escándalo “porque los contratos son precarios, tienes que estar a disposición de la administración, porque sino quietas relegado a plazas más bajas de la lista”. Martín incide en que “es como un tributo para unas plazas precarias, estar a disposición de la administración para al mejor trabajar un día o unas horas, esto es de esclavitud”.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario!
Tu nombre