La plataforma de auxiliares acreedoras del astillero vigués Hijos de J. Barreras, agrupadas en la sociedad Uninaval, han acordado este viernes adherirse al plan de refinanciación presentado por la empresa (y pactado con las entidades financieras), «por responsabilidad» y «porque para nada interesa el concurso», al tiempo que han mantenido que su aspiración es cobrar la totalidad de lo que se les adeuda (más de 20 millones de euros).

Así lo han trasladado el portavoz de Uninaval, Alberto Rocha, y el secretario general de Asime, Enrique Mallón, en un encuentro con los medios tras esa reunión «difícil» con representantes de las empresas auxiliares, y han precisado que, pese a la adhesión, queda «abierta» la posibilidad de que cualquier acreedor que lo considere pueda emprender acciones judiciales contra el astillero.

Según han apuntado, la decisión de adherirse al plan de rescate de Barreras está condicionada a seguir negociando las fórmulas de pago del crédito, aunque ya hay un «compromiso» de que la deuda contraída en la construcción del barco de Ritz Carlton empezará a pagarse cuando se homologue el acuerdo y se retome el trabajo (un 50 %), y el resto a la entrega del buque.

A partir de que se valide judicialmente ese plan de refinanciación, la previsión es volver al trabajo «en una o dos semanas», y se seguirá negociando el pago del resto de la deuda. En cualquier caso, desde Asime han advertido de que el plan de viabilidad de Barreras no podrá ejecutarse si no hay carga de trabajo más allá del barco de Cruise Yatch 1 Lted (naviera de Ritz Carlton).

(((HABRÁ AMPLIACIÓN)))