La nueva ley de recuperación y puesta en valor de tierras entrará en la Cámara gallega en noviembre, tras «un año» de trabajo con «las mejores mentes sin importar la ideología».

«Vamos a por todas a por la movilización de tierras», ha asegurado el conselleiro de Medio Rural, José González, en su comparecencia en el Parlamento para presentar las cuentas de su departamento para 2020 (suben un 4,2%, hasta 540 millones).

En esta ley se realiza una apuesta por las llamadas aldeas modelo, que buscan implantar actividad agroganadera alrededor de núcleos para dotar de rentabilidad al rural a la vez que sirven para combatir los incendios.

Para ello, se duplican en 2020 en las cuentas el apoyo para impulsar la movilidad de tierras, hasta alcanzar los 4,5 millones de euros. El objetivo es llegar a 30 aldeas modelo el próximo año, con unas «1.200 hectáreas» en actividad.

El conselleiro ha explicado que ya se impulsan una veintena de aldeas modelo a través de la recogida de firmas de vecinos, que apoyan el sistema por «unanimidad», ya que solo «faltan» los propietarios desconocidos. Pone de ejemplo el proyecto piloto de Osmo, en Cenlle (Ourense), con razas autóctonas en extensivo y ecológico.

La futura ley también se centra en el desarrollo de polígonos agroforestales, al tiempo que se prevén siete figuras distintas de movilización de tierras y de gestión conjunta.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)