El Parlamento de Galicia pide a la Xunta a «impulsar todas cuantas actuaciones sean precisas para retomar la actividad y el empleo» del Grupo de empresas Ganomagoga y «empezando de forma urgente por reunirse con todas las partes afectadas».

En este sentido, la propuesta, que partió del BNG y contó con una transacción del PPdeG que propició la unanimidad de todos los grupos, reclama al Gobierno gallego, singularmente, reunirse con la representación de su cuadro de personal y solicitar formalmente la incorporación de la Xunta a la mesa o mesas de negociación de los expedientes de regulación de empleo anunciados.

Aunque el acuerdo fue posible, el debate no estuvo exento de intercambios de reproches, no solo hacia el Gobierno gallego por parte de la oposición, sino también del PP y del PSOE hacia el BNG, por llevar esta iniciativa a la Cámara y oponerse a los planes eólicos del Gobierno central, por ejemplo.

Concretamente, la diputada del PPdeG Felisa Rodríguez Carrera preguntó al BNG si les aclararon a los trabajadores que «predican ‘eólicos no'» y también le interrogó acerca de para «quién van a trabajar» estos empleados con esas premisas. Le replicó el diputado del BNG Ramón Fernández Afonzo, quien evidenció que «acaban de recibir una carta de despido» en esa plena expansión y pretenden «hacer creer que su modelo eólico les va a garantizar su puesto de trabajo».

Con todo, el diputado nacionalista también recibió los reproches de los socialistas, quien por boca de Paloma Castro, le afearon de nuevo su oposición al modelo de eólica marina que está impulsando el Ministerio de Transición Ecológica.

Así, Castro citó a otro diputado socialista para advertir al BNG que «no se puede defender la ‘lareira’ y cocinar en vitrocerámica», es decir, «no se pueden defender los trabajos vinculados a la energía eólica y luego de forma sistemática pretender paralizar todos los proyectos eólicos».

En el transcurso del debate, el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, tuvo que recordar a la tribuna de invitados, en la que estaba una representación de los trabajadores, que no se pueden hacer manifestaciones desde esas bancadas.

Por su parte, el diputado impulsor de la iniciativa, que recordó que se trata de 200 puestos de trabajo de alto valor, evidenció que se podría producir un cierre en un momento en el que justo se está viviendo un «bum» en el sector eólico, unas pretensiones de la empresa de la que también los demás grupos mostraron su desconfianza.

El Grupo Ganomagoga tiene empresas en Vigo, Ponteareas, Mos y O Porriño. Actualmente, el 80 por ciento de su negocio está vinculado al sector eólico a través de diferentes sociedades: Talleres Ganomagoga, Aplimega, Ganomagoga Logistics y Cevdal.