Los sindicatos CC.OO., CIG y UGT, que representan al «95% de los más de 5.000 trabajadores del sector del metal en la provincia de Lugo», han anunciado movilizaciones ante la «falta de sensibilidad» de la patronal en la negociación del convenio.

A este sector, han asegurado, pertenecen también otros subsectores como el de reparación de vehículos, reparación de maquinaria agrícola, carpintería metálica, servicio de ascensores, calefactores yfontaneros, refrigeración industrial, montajes eléctricos y telefónicos, electricidad de casas, fábricas de fabricación y reparación o venta de electrodomésticos, entre otros.

Según aseguran los tres sindicatos en un comunicado, las negociaciones para sacar adelante el nuevo convenio se extienden desde el 20 de enero de 2022, cuando se constituyó la comisión negociadora.

Hasta el momento se han celebrado doce reuniones, pero el pasado 28 de febrero, tal y como explican, la patronal se negó a que los trabajadores puedan percibir atrasos durante la vigencia del convenio (2022-2025), además de «no aceptar que se aplique la cláusula de revisión salarial año a año con efectos retroactivos».

Por otro lado, los sindicatos denuncian que la patronal no ha asumido «ninguna reivindicación que llevaron a la mesa de negociación», como por ejemplo, «el plus de trabajo a turnos, complemento de IT por la base de cotización, permisos para acompañamiento de hijos menores y familiares convivientes, mejoras salariales para no perder a mayores poder adquisitivo con respeto a otras provincias limítrofes, entre otras.

Para defender estas demandas, han convocado una primera concentración de delegados el próximo martes 21 de marzo a las 13,00 horas en la rotonda de la Avenida Benigno Rivera, en el Polígono de O Ceao.

Posteriormente, celebrarán asambleas por toda la provincia y, «si la patronal no reacciona con los mínimos exigidos en la última reunión de la comisión negociadora», se plantean ir a la huelga.