Puertas Betanzos, la empresa que contrató y posteriormente despidió a los dos senegaleses que trataron de ayudar a Samuel Luiz — el joven que murió en A Coruña en julio de 2021 tras una brutal paliza en el paseo marítimo– denunciará a la CIG, tras informar la central sindical de este despido.

En su comunicado, la CIG argumentó que ambos senegaleses fueron despedidos por «coger vacaciones» en Navidad y que por parte de la empresa tuvieron un «contrato abusivo», algo que esta niega.

A su vez, Puertas Betanzos ha emitido otro este miércoles, en el que anuncia la interposición de «acciones legales por intromisión ilegítima en la reputación» de la empresa frente a la CIG para pedir la rectificación de las manifestaciones, además de una indemnización por daño moral.

Por otra parte, rechazan «prácticas ilegales» en la contratación de Ibrahima y Magatte o que percibieran «un salario más bajo que el establecido en el convenio».

Niega también que se les pidiese que reconsiderasen que cogiesen vacaciones en Navidad y que fuese este el motivo del despido, que vuelven a vincular con «causas organizativas, productivas y económicas» e insiste en que los dos hombres «fueron avisados con la antelación suficiente» y que recibieron «la máxima indemnización establecida por ley».