La asociación eólica de Galicia (EGA) valora «el esfuerzo de la Xunta» en la emisión de declaraciones de impacto ambiental (DIA), por las que afectan a proyectos de parques con derechos de acceso a la red eléctrica.

«Corresponden a expedientes que llevan entre uno y diez años en fase de tramitación», recalca, a través de un comunicado de prensa. Al respecto, recuerda que el Gobierno central ha fijado el 25 de enero como final de la prórroga para que dichos proyectos dispongan de la declaración, ya que sin ella pierden el permiso de conexión.

«Hay en juego casi 4.000 MW de potencia eólica y muchos millones de euros en inversión para los próximos cinco años», advierte. Una vez entregada la declaración, el promotor eólico debe presentar la autorización administrativa a los tres meses y el permiso de construcción del parque a los seis meses, según apunta.

La patronal eólica espera que el Ministerio de Transición Ecológica «acepte» su demanda de que ambas autorizaciones se puedan presentar a los seis meses, «tal como contempla la ley gallega».

Está «en riesgo», según avisa, «el futuro industrial de Galicia, ya que los nuevos proyectos industriales, así como las electrointensivas existentes, necesitan energía renovable y barata para poder salir adelante, ya que están vinculados a los fondos Next Generation de la UE, que exige que estén alimentados por fuentes nuevas y limpias».