Personal del centro industrial de Nueva Pescanova en Arteixo (A Coruña) se ha concentrado este lunes a las puertas de la planta para denunciar el bloqueo de la empresa en las negociaciones y para demandar «un convenio digno».

Según ha informado el sindicato CIG, la empresa «se niega a asumir ninguna de las mejoras en materia económica, laboral y social» propuestas por el comité, por lo que han iniciado movilizaciones, que tendrán continuidad el próximo viernes, con una nueva concentración en el cambio de turno.

Los representantes de los trabajadores piden a la empresa que establezca un incremento salarial igual al acordado para las instalaciones de Chapela y O Porriño (Pontevedra), y una subida lineal de 200 euros anuales para cada operario/a. Todo ello con el fin de evitar que «se amplíen las desigualdades» entre la plantilla de Arteixo y la del resto de centros.

La CIG ha criticado también que Nueva Pescanova «no está dispuesta siquiera a aceptar demandas que no le suponen costes adicionales», como eliminar la obligación de justificar el permiso no retribuido de 10 días por año (ya recogido en el convenio); y también «rechaza regular la desconexión digital», a pesar de las frecuentes reuniones telemáticas con los centros de América fuera de la jornada ordinaria, debido a la diferencia horaria.