Abanca obtuvo en el primer trimestre del año un resultado de 81,2 millones de euros, lo que supone un aumento del 13,2% con respecto al mismo periodo del año, en términos recurrentes descontando el impacto contable de la integración de Bankoa en enero de 2021, y situó su rentabilidad (ROTE) en el 7,6%, según ha informado la entidad en una nota de prensa remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El banco explica que este «buen desempeño» tiene como base fundamental la capacidad de generación de ingresos recurrentes, así como el efecto de las medidas de optimización del gasto y la contención del coste del riesgo.

El margen de intereses registró una mejora interanual del 4,4%, impulsado por una «buena evolución» del margen comercial, que aumentó un 4,1%. Los ingresos por prestación de servicios crecieron un 4,0% impulsados por el «dinamismo» en la comercialización de recursos fuera de balance, que se incrementaron en un 11,1% también en términos interanuales. Con todo, ello el margen básico mejoró un 4,3%.

Los gastos de explotación se redujeron en un 6,8% a perímetro constante, como consecuencia de los «proyectos de racionalización» llevados a cabo. En este sentido, Abanca explica que durante los próximos trimestres «irán aflorando progresivamente las sinergias procedentes de los negocios integrados en 2021».

El ratio de eficiencia ha quedado situado en el 62,8%, mientras que el margen recurrente –diferencia entre el margen básico y los gastos de explotación– creció un 37,1% también en términos interanuales.

Asimismo, el coste del riesgo se situó en el 0,17% lo que «refleja la calidad de la cartera crediticia» del banco, mientras que la ratio de cobertura se mantuvo en el 84,5% y la ratio de morosidad, en el 2,1%.

CRECIMIENTO DEL NEGOCIO

El volumen de negocio ha quedado situado en 107.887 millones de euros tras crecer en 9.400 millones respecto a marzo de 2021. Abanca señala que este crecimiento se ha obtenido manteniendo el equilibrio entre crédito y depósitos.

El crédito a clientes en situación normal registró un incremento del 8,6%, hasta los 45.694 millones de euros, con la financiación a particulares y empresas, que en conjunto alcanzan el 80% del total, como componente mayoritario.

Los recursos totales de clientes crecieron un 11,0%, quedando situados en 61.920 millones de euros. Los depósitos de clientes se incrementaron, también en términos interanuales, en un 11,0%, hasta los 49.438 millones de euros. También se han producido crecimientos de clientes valor (9,5%), tarjetas de crédito y débito (8,9%) y parque de TPVs (13,4%).

Asimismo, Abanca señala que se produjeron también crecimientos, de doble dígito, en el primer trimestre del año de los negocios asegurador y de asesoramiento. Los recursos fuera de balance crecieron un 11,1%, hasta los 12.481 millones de euros. La gestión discrecional de carteras supera ya 1.300 millones de euros en volumen gestionado y 12.600 clientes.

Las primas de seguros generales y de vida-riesgo crecieron un 13,3%, hasta los 347,0 millones de euros. En cuanto al desempeño por segmentos, destacan especialmente aquellos en los que Abanca ya ofrece sus productos propios, tal y como reflejaría el crecimiento del 22% en primas de seguros de auto y del 15% en pagos protegidos. También destaca la evolución de seguros de empresas y vida-riesgo, que avanzan un 14% y 13% respectivamente.

CALIDAD DEL ACTIVO Y RATIO DE CAPITAL

La cobertura total de activos improductivos está situada en el 76,4%, mientras que la de adjudicados alcanza el 63,0% y la de morosidad el 84,5%. Abanca también destaca la ratio Texas, que mide los problemas de crédito de una entidad, que se situó en el 26,9% a finales de marzo.

La morosidad se situó en el 2,1% y los saldos dudosos se redujeron un 0,9% en términos homogéneos.

La ratio de capital quedó situada en el 16,7% (12,8% capital máxima calidad CET1). La entidad cuenta con unos «amplios colchones» de capital sobre los requisitos establecidos, de 415 puntos básicos (1.358 millones de euros) en capital total, y de 463 puntos básicos (1.513 millones de euros) en CET1.

Además destaca que, con una ratio del 18,2%, «cumple holgadamente el requisito MREL fijado para 2022».

La estructura de financiación de Abanca está basada en los depósitos minoristas, que suponen el 71%. La entidad presenta una ratio de crédito sobre depósitos minoristas del 93,0%.

Con un total de 21.798 millones de euros entre activos líquidos (15.493 millones) y capacidad de emisión de cédulas (6.305 millones), la entidad tiene cubierto un importe equivalente a 4,2 veces el total de sus vencimientos previstos de emisiones.

Las ratios de financiación neta estable NSFR y de cobertura de liquidez LCR están situadas, respectivamente, en el 132% y el 253%.

DIMENSIÓN SOCIAL

Por otro lado, la entidad destaca sus «acciones solidarias» en apoyo de los ciudadanos y refugiados de Ucrania. Abanca y Afundación, en colaboración con AGA-Ucraína, han enviado hasta la fecha alrededor de 92 toneladas de ayuda humanitaria.

Por otro lado, el banco ha reunido donaciones de empleados, clientes y otras personas por importe de 271.487 euros que ha entregado a las asociaciones Save the Children y Cruz Roja.

Por último, resalta las deferentes acciones dirigidas a garantizar la inclusión financiera, especialmente de las personas de mayor edad, como la ampliación del horario de atención en ventanilla hasta las 14.00 horas o la asignación de un gestor personal para clientes con necesidades específicas.