La CIG ha denunciado que «buena parte» de los empleados de las empresas adjudicatarias del servicio de transporte escolar «no saben si tienen que presentarse» en su puesto de trabajo el próximo lunes (día en el que se reinicia el curso) porque las compañías «todavía no han subrogado el personal».

En un comunicado remitido a los medios este viernes, la central nacionalista demanda al Gobierno gallego que «resuelva de inmediato» esta cuestión y proceda al «rescate» de los contratos de aquellas empresas que «no cumplan el requisito legal de hacerse cargo» de conductores y acompañantes en sus plantillas.

El responsable de Transportes de la CIG, Xesús Pastoriza, explica que el pasado 21 de diciembre concluyó el anterior serivcio de transporte escolar. El día siguiente, el 22 de diciembre, deberían haber comenzado «el 80% de los nuevos contratos» pero, continúa la CIG, la Consellería de Educación envió escritos a las empresas en los que comunicaba que se retrasaba al 10 de enero, fecha en la que se reinician las clases.

Ante esto, Pastoriza señala que conductores y acompañantes, dados de baja a finales de diciembre, «todavía no saben si van a comenzar este lunes» porque «ni los dieron de baja, ni los subrogaron, ni se pusieron en contacto con ellos».

La CIG responsabiliza a la Xunta de la situación que, según el sindicato, es «peor» para los acompañantes. «Nos tememos que muchas puedan quedar en la calle, algo inaceptable en un colectivo precarizado integrado en su mayoría por mujeres con contratos temporales y a tiempo parcial», incide la central.

Por lo tanto, insta a la Administración autonómica a «hacer cumplir la ley» para evitar «que los trabajadores sean una vez más los perjudicados», ya que, según resaltan, «no tienen derecho a paro porque no fueron despedidos, sino que les dieron de baja a la espera de la subrogación».