El vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, ha afirmado que la compañía eólica Vestas «no responde a las expectativas» que se habían establecido entre la empresa, la Xunta y el Ministerio de Industria para encontrar «una solución industrial» a la situación de la fábrica de Viveiro.

Preguntado en A Coruña después de que la negociación del ERE que afecta a 115 empleados haya terminado sin acuerdo, Conde ha explicado que si la empresa tiene tomada esa decisión, «podría ejecutar el Expediente de Regulación de Empleo».

Los trabajadores critican la «mala fe» de la compañía, que «no se plantea en absoluto ampliar el ERE como se recomendó activamente en la mesa industrial».

Por su parte, Vestas sostiene que mantendrá la producción hasta el 31 de diciembre de este año y asegura que buscará inversores para la fábrica de Chavín hasta final de 2022.

Al respecto, Conde ha criticado que la empresa «no transmitió su voluntad» de ampliar la negociación para poder «encontrar algún tipo de salida» para los trabajadores.