El presidente de la Diputación de Lugo, el socialista José Tomé, ha anunciado este martes, antes del pleno provincial, que los presupuestos para el próximo año «crecerán», al tiempo que ha afeado al grupo popular que «no se enteré de cómo funciona la administración».

El reproche parte de la demanda del portavoz del PP, Javier Castiñeira, de la necesidad de que presente esas cuentas a los grupos provinciales antes de que lo haga ante el Parlamento de Galicia el próximo 4 de noviembre.

«Al Partido Popular ya le va siendo hora de que se entere de cómo funciona la administración, porque veo que su portavoz no sabe donde está. Presentar los presupuestos de la Diputación en el Parlamento de Galicia es un deber institucional y yo mientras esté aquí lo voy a hacer», ha comprometido Tomé.

Además, ha sugerido que Castiñeira «debe de desconocer los tiempos». «Porque siempre llevamos los presupuestos antes de que concluya el año, en noviembre habitualmente, para que entren en vigor a finales de año y el Parlamento convoca cuando convoca», ha esgrimido.

También ha requerido a los populares que «hagan aportaciones» para las cuentas, «porque de momento no se han recibido ninguna, aparte de esas historias que suelta en los medios de comunicación para que le den algún titular pero del resto no se sabe nada».

Dicho esto, Tomé ha asegurado que «los presupuestos van a crecer, van a ser un poco más grandes que el año pasado y se mantienen los cuatro pilares de hasta ahora: el bienestar, la movilidad, la cooperación con los concellos y el plan de impulso al tejido productivo».

«DESLEALTAD»

Desde las filas populares, su portavoz Javier Castiñeira, ha acusado a Tomé «de deslealtad».

«Sabemos la fecha concreta donde va a comparecer el presidente de la Diputación en el Parlamento y nosotros llevamos varios meses pidiendo reunirnos con él para hablar de los presupuestos y tenemos la callada por respuesta. Sería injusto que se conocieran los presupuestos antes en Santiago que en Lugo, pero esto obedece a un interés personal de Tomé para saber cual va a ser su jefe en Santiago, sí el señor Caballero o el señor Formoso y a partir de ahí redirigir los presupuestos mediáticamente para relanzar a ese candidato», ha sugerido Castiñeira.

PLAN ÚNICO

Por lo demás, los socios nacionalistas del PSOE en el gobierno provincial, a través de la vicepresidenta, Maite Ferreiro, han puntualizado que «la idea» del BNG es que «el Plan Único» (que reparte entre los 67 ayuntamientos de la provincia) «crezca».

«Pero tenemos un compromiso adquirido que es asumir la competencia que no le corresponde a la diputación, sino a la Xunta de Galicia, como es la atención a las personas mayores tal es el caso de las residencias (de mayores) que se están construyendo y se están empezando a gestionar», ha matizado.

«Es muy difícil que se aumente en gran medida el Plan Único, intentaremos hacerlo todo lo que se pueda, pero sería interesante que la Xunta asuma la dependencia y el cuidado de nuestros mayores», ha concluido.