El alcalde de Ribadeo (Lugo), Fernando Suárez, ha remitido sendos escritos a los consejos de administración de la portuguesa Altri y a Impulsa Galicia –la sociedad creada por la Xunta para fomentar proyectos que capten fondos europeos de reconstrucción– para ofrecer el municipio como sede de la futura fábrica de fibras textiles que se proyecta.

En sus misivas, el regidor se refiere a que cuentan con un moderno polígono industrial al 20% de su capacidad, así como a su proximidad con la A-8, con el puerto comercial y con la línea del «decaído» tren de Feve, que «podría constituir un aliciente para su resurgimiento».

Precisamente, la pasada semana durante el debate del estado de la autonomía, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, avanzó que esta fábrica se instalará en la provincia de Lugo.

«Somos conocedores de que se abre una oportunidad, aunque no sabemos a día de hoy si esto va a quedar en un globo sonda o si realmente es una apuesta firme y coordinada entre los Gobiernos del Estado y de la Xunta para asignar una parte importante de estos fondos Next Generation, a través de una iniciativa inteligente cuyo hilo conductor es hacer el circuito completo y de valor de esta gran masa forestal que tenemos en esta comarca», explica.

Apunta que no se quiere «entrar en competencia con nadie», sino que se exponen las «fortalezas» de Ribadeo para poder acoger este proyecto en A Mariña. Destaca que el municipio hace esta oferta «firme» con «honestidad» en busca de «sumar esfuerzos y sinergias».