Un total de 400 parcelas, con unas 220 hectáreas, del Banco de Terras fueron alquiladas en el primer semestre de este año, lo que supone un incremento del 17% respecto al mismo periodo del año pasado.

Según informa la Consellería de Medio Rural a Europa Press, este aumento «indica la importancia de los nuevos instrumentos» para la movilización de tierras, dado que supera el crecimiento de entre el 5% y 7% que se produjo en años anteriores en los primeros seis meses del año.

Aunque «aún es pronto» para evaluar su repercusión, este departamento destaca que la ley de recuperación de tierra agraria –que entró en vigor el 22 de mayo– «generó unas buenas expectativas de cara a la movilización de terrenos», pues se percibe «una paulatina y progresiva dinamización» del Banco de Terras.

Así, herramientas contempladas en la ley, como aldeas modelo, polígonos agroforestales y agrupaciones de gestión «contribuirán a cimentar esa positiva evolución», valora Medio Rural.

INCORPORACIÓN DE PARCELAS

Por su parte, la incorporación de parcelas al Banco de Terras «avanza francamente bien». A principios de año figuraban 12.134 parcelas gestionadas por este instrumento integrado en la Axencia Galega de Desenvolvermento Rural, que se han incrementado hasta las 12.530 parcelas a mediados de mes de julio.

En lo tocante a las hectáreas, hay un alza hasta las 6.315, unas 280 hectáreas más que a comienzos de año. Casi todas corresponden con nuevas figuras de recuperación, fundamentalmente aldeas modelo, en las provincias de Ourense y Lugo.

Por provincias, a la cabeza está A Coruña (4.754 parcelas y 2.323,5 hectáreas). Le siguen: Lugo (2.986 parcelas y 1.963 hectáreas); Ourense (3.106 parcelas y 1.462 hectáreas); y Pontevedra (1.684 parcelas y 566,5 hectáreas).