El presidente del Puerto de Vigo, Enrique López Veiga, ha remitido una carta a la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, en la que urge buscar una solución para que la terminal ro-ro de Bouzas tenga conexión ferroviaria, y lamenta la «discriminación» que sufre este puerto con respecto a terminales del arco mediterráneo, a las que se está dando «prioridad» en su desarrollo.

En la misiva, López Veiga recuerda la importancia de que el Puerto olívico cuente con esa conexión por tren para garantizar su competitividad, y señala que Adif ya es conocedora de esa demanda. No obstante, lamenta López Veiga, «ni siquiera se ha empezado a estudiar» la solución a la conexión ferroviaria de la terminal ro-ro.

Según ha apuntado el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, este organismo presentó en septiembre de 2018 un estudio sobre la mejor alternativa para conectar el Puerto por tren, enlazando con la futura salida sur (que tendría que construirse desde la nueva estación de Urzáiz).

Asimismo, en junio de este año se informó al administrador ferroviario de que el Puerto había adjudicado un estudio para la reordenación de espacios en la terminal de Bouzas, en el que «resulta imposible» progresar sin saber «por dónde puede llegar el ferrocarril».

López Veiga ha lamentado que, pese a los desmentidos de Adif, sus denuncias de que el Corredor Mediterráneo era la prioridad y no las conexiones atlánticas «parecían estar bien fundadas», a la vista del tiempo transcurrido sin que haya solución para la terminal viguesa.

«OPOSICIÓN TOTAL» DEL ALCALDE

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, se ha referido este viernes en rueda de prensa al «dibujo» del trazado planteado por el Puerto para esa conexión ferroviaria, y ha avanzado su «oposición total», ya que ese tren «rompe dramáticamente» parte de la ciudad.

Según ha explicado el regidor, la propuesta del Puerto supone la salida ferroviaria desde Bouzas a través de un viaducto «sobre la ría», y el trazado continuaría por Alcabre, Avenida Atlántida, Avenida de Europa, Avenida Castelao (a través de un falso túnel que quedaría «a cuatro metros» de los edificios, provocando unas «vibraciones insoportables»), parte de Gran Vía, Castrelos y Sárdoma.

El trazado finalizaría conectando «con una salida Sur que no existe», ha incidido el alcalde, quien ha asegurado que la planta de PSA en Vigo «no quiere ese tren», por lo que se ha preguntado «para qué sería entonces». «Nunca voy a tolerar un tren en medio de la ciudad. No va a haber ese tren mientras yo sea alcalde», ha proclamado Caballero.