El comité de XEAL (antigua Ferroatlántica en Cee, Dubría y centrales) ha instado a la Xunta a actuar ante lo que consideran una «segregación encubierta» de las actividades por parte de la empresa.

En un comunicado remitido a los medios, el comité insta al Gobierno gallego a «abandonar la pasividad» en la que, según denuncia, está instalado desde que se hizo efectiva la operación de venta del complejo y le piden que «exija de una vez el plan de viabilidad al que obligan las cláusulas de las concesiones».

Asimismo, señala que, en una reunión mantenida el jueves con el conselleiro Industria, Francisco Conde, y con la titular de Emprego, María Jesús Lorenzana, le pidieron a la Xunta que hiciese valer la ley frente a lo que consideran un «desmantelamiento de las fábricas».

El comité recuerda que la vinculación de la producción de ferroaleaciones y la energética es «la mejor garantía del mantenimiento de los puestos de trabajo y de la actividad en las fábricas». En este contexto, consideran «obligado» que la empresa presente un plan de viabilidad en el que, además, debe incluir un plan de rearranque de los hornos.

«De ahí que en la reunión se acordase trazar unas líneas de actuación en común para abordar las demandas de los trabajadores y mantener un contacto permanente entre la administración y el comité», señala.

La representación social considera que el nuevo ERTE constituye una «prueba evidente» de que «la operación orquestada entre Ferroatlántica y TPG-Ithaka es un fraude» que tiene como «único objetivo» hacer una «segregación encubierta» de las actividades.

Además, según ha indicado el comité, en el encuentro los representantes de los trabajadores han reclamado a la Xunta que actúe contra el ERTE que la empresa empezó a aplicar el pasado 24 de septiembre.