La plataforma social Queremos Galego ha llamado a participar en su tradicional manifestación del 17 de mayo, Día das Letras Galegas, que se celebrará en Santiago –con salida a mediodía de la Alameda y llegada a la Praza da Quintana– con el objetivo de reclamar la «dignidad» de la lengua gallega. El lema que encabezará la marcha será: ‘En galego agora e sempre. Por un novo futuro para a lingua galega’.

El acto ha sido presentado por el portavoz de Queremos Galego, Marcos Maceira, que ha felicitado a la sociedad gallega por su «perseverancia y esfuerzo» por los avances logrados en el último año. Uno de ellos, ha subrayado, ha sido la incorporación al catálogo de Netflix de contenidos en gallego.

Además, también ha querido destacar la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) contra Hacienda por negar los derechos lingüísticos. El fallo a favor de la acusación tendrá «efectos inmediatos» en los derechos de las lenguas en el cómputo global de las administraciones del Estado.

EL PEOR ÍNDICE DE CONOCIMIENTO DEL GALLEGO

También ha aportado datos de la mala situación de la lengua, como que menos de un 1% de pólizas y sentencias son en gallego o que solamente un 8% de las escuelas infantiles en ciudades garantizan el empleo del idioma propio de Galicia.

Al respecto, Maceira ha mostrado su preocupación por que el 24% de los menores de 15 años dicen ser incapaces de hablar gallego. Este dato es el «peor de la historia del gallego».

Por todo ello, Maceira ha comentado que la sociedad gallega está «sola» en la defensa del gallego. Para solucionar esta dinámica, el vocal advierte de la necesidad de que los gobiernos abandonen la actitud de «desprecio permanente» y garanticen la presencia de la lengua gallega «en todo y para todos».

HAY FUTURO PARA EL GALLEGO

Otro aspecto que ha destacado Marcos Maceira son las enmiendas de la Ley del audiovisual para garantizar las cuotas de contenido audiovisual en gallego.

Aunque fue promovido desde Galicia, la enmienda manifiesta que dos de las tres lenguas cooficiales serán excluidas de las cuotas en determinados territorios. «La decisión es una vergüenza», explica Maceiras.

Pese a que censura que la actual situación «imposibilita» vivir y hablar en gallego 24 horas en Galicia, Maceira es optimista con el futuro de la lengua. «Con el esfuerzo colectivo de la sociedad gallega y de las instituciones, con la Xunta a la cabeza, la situación del gallego es reversible, hay futuro para la lengua gallega», ha remarcado Maceiras.