El delegado territorial de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén, se ha desplazado a A Baixa Limia para supervisar los trabajos impulsados por la Xunta de Galicia en el yacimiento romano de Río Caldo, en el ayuntamiento ourensano de Lobios, donde han salido a la luz nuevas estancias y numerosos restos de cerámica común romana, así como elementos de vidrio y clavos de hierro.

Se trata del resultado de unos trabajos que se iniciaron hace cerca de tres meses en este espacio vinculado a la Vía Nova y que permitieron continuar ahondando en el conocimiento de las estructuras y características de este yacimiento.

Así, los arqueólogos implicados en esta intervención de la Consellería de Cultura localizaron dos nuevas estancias en un espacio adyacente al área de cocina de la mansión en las que se recogió una gran cantidad de cerámica, así como otros elementos.

Además, en el espacio exterior del edificio principal también se documentó una nueva construcción destinada a cocina con chimenea y dos niveles de ocupación.

Entre los elementos encontrados destacan unas monedas romanas que permiten evidenciar que el yacimiento de Río Caldo estuvo ocupado desde el siglo II después de Cristo hasta bien avanzado el siglo IV. Asimismo, en el proceso de los trabajos también se constató que existen en el espacio dos fases de ocupación al detectar estructuras más antiguas cortadas por nuevos muros.