El Consello de la Xunta ha acordado solicitar al Gobierno central la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil los municipios afectados a mediados de julio por los fuegos de: Folgoso do Courel, Quiroga, A Pobra do Brollón y O Incio, en la provincia de Lugo; así como O Barco de Valdeorras, Carballeda de Valdeorras, Rubiá, Oímbra y Verín, en la de Ourense.

Los dos mayores incendios desde que hay registros en Galicia, en O Courel (Lugo) –11.100 hectáreas– y Valdeorras (Ourense) –10.500 hectáreas–, quedaron extinguidos el 28 de julio después de dos semanas ardiendo a raíz de su inicio por rayos caídos en las tormentas secas del 14 de julio.

Con esta petición, se busca que el Gobierno central complemente con su sistema de ayudas los daños causados por los fuegos con la declaración conocida como zona catastrófica. Para ello, el presidente el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha informado de que se trasladarán todos los datos necesarios.

Al respecto, Rueda defiende que «la burocracia tiene que ser la mínima posible» y pide «agilidad». Si bien considera que esta solicitud «no era imprescindible» para que el Gobierno active las ayudas, «ante cualquier duda», explica «no tener ningún problema» en llevar a cabo esta solicitud.

Asimismo, recuerda que la Xunta ya ha convocado las ayudas que pueden solicitarse a través de los distintos departamentos, al tiempo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, trasladó en su reunión con Rueda la implicación con el apoyo a las zonas afectadas.