Al año podrían evitarse en Galicia más de 500 muertes relacionadas con la contaminación -presencia de partículas PM2,5 y NO2–, según apunta un estudio del Instituto para la Salud Global de Barcelona.

El mismo informe -que analiza parámetros de las siete ciudades gallegas y cuyo ranking puede consultarse en su página web– indica que otros 280 fallecimientos podrían evitarse si los gallegos tuvieses un mayor y mejor acceso a vegetación y zonas verdes. Todo ello destacando que, en muchos de los indicadores, la Comunidad gallega cumple los estándares europeos.

Así, para establecer los niveles de contaminación, el informe elaborado por ISGlobal atiende a dos contaminantes: PM 2,5 y NO2. Las primeras son las partículas contaminantes más pequeñas y consideradas las más perjudiciales para el ser humano. Reciben su nombre por su tamaño, con un diámetro inferior o igual a los 2,5 micrómetros.

En su última revisión, la Organización Mundial de la Salud (OMS) prefiere utilizar las PM 2,5 como indicador de la concentración de partículas materiales en el aire, ya que suelen generarse por la actividad humana.

Recomiendan que no se superen los 15 microgamos por metro cúbico de media anual; un valor que prácticamente dobla Brescia, la ciudad italiana que lidera el ranking con 27,5 gramos. Esto implica, según calcula el estudio, que se registran 293 muertes al año que serían evitables reduciendo el mencionado parámetro.

Hay que bajar hasta el puesto 144 para encontrar un nombre español, el de La Línea de la Concepción, que rebasa por poco el límite sanitario (15,3), pero donde podrían evitarse 41 muertes. Los valores más bajos se encuentran en Umeà (Suecia), que presenta cinco gramos y donde podrían evitarse dos fallecimientos.

En España, y tras La Línea, Barcelona es la que mayor cantidad de PM2,5 concentra, 16,8 gramos, pudiendo evitar 2.215 muertes. Por contra, Ávila es la más limpia, con siete gramos que, con todo, tienen relación con seis muertes.

CONTAMINACIÓN POR PM2,5 EN GALICIA

Las siete ciudades gallegas estudiadas cumplen los parámetros europeos, si bien todas con números muy altos. La más «contaminada» es A Coruña, que concentra 12,6 gramos y en la que podrían evitarse 106 muertes. No es, sin embargo, la que más fallecimientos registra en relación a su población y las PM 2,5. En Vigo (12,3 gramos) podrían evitarse 111 fallecimientos.

Lugo registra 10,7 gramos relacionados con 35 fallecimientos, mientras que en Santiago son 9,8 gramos –la cifra de Galicia más baja– y 27 muertes. Cierran Pontevedra (10,8 gramos y 24 fallecimientos) y Ourense (10,3 gramos y 38 muertes).

A CORUÑA, LA MÁS CONTAMINADA CON NO2

El otro parámetro que tiene en cuenta el estudio es la concentración de NO2, un gas tóxico que potencia la aparición de ácidos y los niveles de las PM 2,5 y que también depende mayoritariamente de la actividad del hombre.

Madrid es la ciudad más contaminada de las 856 estudiadas atendiendo a este parámetro, concentrando 39,2 gramos que tiene relación con 1.966 fallecimientos.

Ya en el sexto puesto vuelve a aparecer una ciudad española, Barcelona (y su área metropolitana), que registran 38,9 gramos y 1.554 fallecimientos relacionados.

La ciudad que mejores parámetros presenta es la noruega Tromso, con 3.4 gramos y sin ninguna muerte relacionada. En nuestro país la más limpia de NO2 es Lorca, con 14,2 gramos y cinco muertes evitables.

Si se pone el foco en Galicia, la ciudad herculina vuelve a ser la más contaminada, con una concentración de 22,1 gramos y 49 fallecimientos; pero, una vez más, Vigo registra el mayor número de muertes evitables, 50, con 21,4 gramos. Ferrol es la segunda menos limpia (20,3 gramos y 15 muertes); seguida de Santiago (18,2 gramos y 13 fallecimientos); Pontevedra, con 20 gramos y 12 óbitos); Ourense (19,5 gramos y 20 fallecimientos) y Lugo, con 17,1 gramos y 13 muertes.

VEGETACIÓN

Otro pilar fundamental para evaluar cómo de limpia y sostenible es una ciudad es el número de espacios verdes que presenta, bien como vegetación o como área verde. En cuanto a vegetación, Trieste (Italia) es la ciudad europea que sale peor parada, con un 73,95% de población que vive en zonas sin vegetación y con 145 muertes relacionadas con esta situación.

En el cuarto lugar aparece la primera ciudad española, Gijón, en la que se podrían evitar 38 óbitos y donde un 70,51% de sus habitantes no tiene cerca vegetación.

La siguiente española en la lista ya es A Coruña, en el puesto 10, en la que se podrían evitar 93 muertes. Más de un 66% de los coruñeses no tienen acceso a vegetación. A poca distancia aparece Ferrol, en la que se podrían evitar 23 fallecimientos y con un 43% de sus vecinos sin vegetación cerca.

De las gallegas, la siguiente peor posicionada es Vigo, aunque para encontrarla hay que bajar hasta el puesto 192. En la ciudad olívica podrían evitarse 61 muertes, con algo más del 50% de sus habitantes por debajo del estándar. En el puesto 296 está Lugo con un 43% de población y 22 óbitos; en el 480, Pontevedra con 12 fallecimientos y un 28% de habitantes; y en el 535, Ourense con 19 fallecimientos y un 43% de habitantes.

Entre las más «verdes» se posiciona Santiago (la 838 del ranking) con tan solo seis fallecimientos evitables y con algo más del 75% de su población con acceso a vegetación.

En esta línea, la ciudad europea que más vegetación presenta es también española, Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria), con solo una muerte evitable y con tan solo un 38% de población por debajo de los parámetros.

SANTIAGO, ENTRE LAS MÁS «VERDES»

Respecto al otro indicador, las áreas verdes, utilizan el «porcentaje de área verde» o «porcentaje GA», que incluye espacios públicos como parques, plazas o jardines. Se debe contar con al menos un 25% de área verde para cumplir con la recomendación de la OMS.

Cádiz lidera la lista de las ciudades europeas con el 100% de su población viviendo en zonas con menos de un 25% de áreas verdes y con 20 muertes relacionadas con ello.

En la cuarta posición vuelve a aparecer La Línea de la Concepción, con 10 muertes relacionadas con que el 82% de su población no disponga del mínimo marcado.

Las que cuentan con más áreas verdes son dos ciudades portuguesas, Paredes (0 muertes evitables) y Guiamaraes (un fallecimiento a evitar) y ambas con más del 90% de su población con acceso a estas zonas.En lo que concierne a España, la más «verde» es Puerto de la Cruz (Tenerife) y su área metropolitana, con algo más del 80% de su población con acceso al menos a un 25% de áreas verdes y con un solo un fallecimiento evitable.

De las siete ciudades gallegas, la mejor posicionada es Santiago (puesto 859), con tan solo dos muertes evitables y un 24% de habitantes sin acceso al mínimo de áreas verdes. En buen lugar quedan también Pontevedra (dos fallecimientos y un 31% sin acceso); y Ourense (con cinco muertes relacionadas y un 40% de población sin el porcentaje verde recomendado).

Las siguen Ferrol (cuatro óbitos y un 47% de población por debajo del estándar); y Vigo (17 muertes y un 55% de habitantes por debajo). La peor parada es A Coruña, que presenta más de un 66% de su población sin acceso a los mínimos de áreas verdes recomendados y registra 22 fallecimientos evitables.