El servicio marítimo de la Guardia Civil de Pontevedra ha interceptado un arrastrero con base en el puerto de Marín que estaba faenando irregularmente entre Cíes y A Guarda, fuera del fondo y del horario autorizado, y ha requisado los 320 kilos de pescado que llevaba a bordo.

Según han informado fuentes del Instituto Armado, los hechos tuvieron lugar el pasado sábado a primera hora de la tarde, cuando la patrullera de la Guardia Civil ‘Corvo Mariño’ detectó a este arrastrero, navegando a escasa velocidad y con el sistema de localización e identificación automática (AIS) apagado.

Los agentes comprobaron que el barco estaba faenando con la modalidad de arrastre de fondo, a pesar de que la normativa prohíbe el trabajo de estos buques desde las 00,00 horas del viernes hasta las 00,00 horas del domingo.

La Guardia Civil escoltó al arrastrero hasta el Puerto de Vigo, donde examinó la documentación del barco y de la tripulación, y donde se formularon varias denuncias administrativas.

Así, además de faenar fuera del horario establecido, se constató que estaba pescando en un fondo prohibido. Por otra parte, se tramitó denuncia también por llevar el sistema de localización automático apagado.

Por otra parte, la Benemérita se incautó de los 320 kilos de pescado que llevaba a bordo, y que fueron entregados al Banco de Alimentos de Pontevedra.