Agentes del servicio de guardacostas de Galicia y de la Policía Autonómica decomisaron en la madrugada del martes un total de 49 kilos de percebe a un grupo de furtivos durante un operativo en la costa de Baiona (Pontevedra).

La actuación, en la que también participaron guardapescas de la cofradía local, supuso también la incautación de un vehículo, varios trajes de neopreno y otros útiles que los furtivos empleaban para extraer el recurso.

El vehículo fue depositado por los agentes en el cuartel de la Guardia Civil de Baiona, mientras que el percebe se entregó a un centro benéfico, según informa la Consellería do Mar.