Un incendio en la cocina de una vivienda ubicada en la parroquia viguesa de Valladares se ha saldado sin heridos, después de que comenzase a arder el extractor de humos de la estancia y se propagase el fuego por los muebles de la habitación.

Así, tal como ha informado la Policía Local de Vigo en un comunicado, los agentes tuvieron constancia de los hechos a través de la llamada de un particular sobre las 00,05 horas de este domingo. El alertante aseguraba que salía humo por la ventana de una casa e indicaba que su morador estaba ingresado en el hospital.

De esta manera, al punto se trasladó una unidad del GOA. A su llegada observó que la vivienda en cuestión tenía la puerta de acceso abierta y de su interior salía «escaso» humo.

Tras esto, una persona salió a recibirlos y señaló que la situación «estaba controlada». La persona que se encontraba en la casa era J.A.P., un vigués de 50 años, que mantenía la puerta abierta para ventilar la morada, debido a que después de comenzar a arder el extractor de su cocina se habían quemado parte de los muebles de la estancia.

APROPIACIÓN INDEBIDA

Por otra parte, el pasado sábado la Policía Local viguesa recibió la llamada de un particular que alertaba acerca de la sustracción de un móvil en la zona de Torrecedeira. Así, aseguraba que tras salir de una cafetería y ausentarse del lugar, comprobó que le faltaba su teléfono y activando el sistema de localización GPS del mismo, consiguió localizarlo en un vehículo, por lo que llevó a cabo un «discreto» seguimiento.

El conductor resultó ser G.F.B., un vigués de 54 años de edad, y en el momento de ser filiado por los agentes no aportó número de teléfono móvil, dado que manifestó no poseer ninguno.

«Preguntado por si portaba algún teléfono móvil en el interior del vehículo, manifestó que se había encontrado un teléfono móvil en un local de la calle Torrecedeira y que se lo llevaba a casa para ver si podía desbloquearlo y localizar al dueño», ha explicado la Policía, quienes recuperaron el terminal y se lo entregaron a su dueño.

El citado, como perjudicado, manifestó la intención de presentar denuncia por lo sucedido, al objeto de ejercer la pretensión de reparación del daño causado, ascendiendo a 300€ el valor del aparato.