Las ambulancias que circulen en dirección al Hospital de A Mariña, en Burela, podrán evitar los desvíos alternativos propuestos por el Ministerio de Transportes (Mitma) tras el corte de la carretera N-642, que permanece cortada al tráfico a la altura del acceso a Burela desde Foz debido a un socavón producido por las fuertes lluvias caídas en la zona en los últimos días.

Para ello, se ha habilitado para el transporte sanitario un paso próximo, en las inmediaciones de la playa de Areoura, con el objetivo de que las ambulancias pueda llegar al hospital comarcal cuanto antes.

Para los demás vehículos, el Mitma ha decidido desviar el tráfico por la carretera LU-162 y la LU-P-1502. Así, desde Cangas de Foz, la ruta del itinerario recomendado pasa por las carreteras LU-162, hacia Ferreira do Valadouro, y LU-P-1502, en sentido Burela.

De manera alternativa, desde la LU-162 en Ferreira do Valadouro, el itinerario podrá continuar por la LU-161 y la LU-540 hasta Viveiro, para incorporarse nuevamente a la N-642 a través de la CG-2.3 en Xove.

Asimismo, Mitma ha confirmado que el corte total responde al «embalsamiento de agua derivado de los últimos episodios de intensas lluvias en el margen izquierdo de esta carretera y la aparición de grietas y un socavón, en el punto kilométrico 42,3».

Ante esta situación, el Ministerio ha trasladado que ya trabajan en la zona «con medios materiales y humanos» y analiza las distintas soluciones al problema «para que las afecciones sean las mínimas posibles».