La Policía Nacional considera que, tras las detenciones realizadas en pasado lunes, principalmente en municipios de la ría de Arousa, ha quedado desarticulada una organización criminal gallega dedicada presuntamente a la importación de hachís. En total, han sido apresadas 27 personas y aprehendidas cinco toneladas de hachís, aunque la operación sigue abierta y no se descartan más detenciones.

En el marco de este operativo, las fuerzas de seguridad practicaron un total de 23 registros domiciliarios y apresaron a 27 personas en las localidades pontevedresas de Vilagarcía de Arousa, Vilanova de Arousa, A Illa de Arousa, Sanxenxo y Catoira, así como en un municipio de la provincia de Vizcaya.

De estos 27 detenidos, 16 fueron puestos en libertad sin pasar por el juzgado tras ser interrogados en sede policial. La titular del Juzgado de instrucción número 1 de Vilagarcía de Arousa tomó el miércoles declaración a los otros 11 detenidos.

La jueza determinó el ingreso en prisión de cinco de ellos, uno de los cuales puede eludirla bajo fianza de 80.000 euros. Es el caso de R.B.C., apodado ‘El Panadero’, vecino de Vilagarcía de Arousa y viejo conocido de las fuerzas de seguridad, que ya fue condenado y enviado a prisión anteriormente por tráfico de drogas. Se le atribuye el haber ejercido en su día como lugarteniente de David Pérez Lago, hijastro de Laureano Oubiña.

La Policía considera que ‘El Panadero’ mantiene conexiones con organizaciones delictivas de Marruecos, Portugal, así como con los clanes del Estrecho, y que posee la infraestructura necesaria para realizar transportes de importantes cantidades de droga.

A cinco de los seis arrestados que quedaron en libertad se les han impuesto como medidas la prohibición de salir del territorio nacional, la retirada del pasaporte y la obligación de comparecer cada 15 días en el juzgado. El sexto tan solo deberá cumplir con la obligación de comparecer cada 15 días en sede judicial.

Todos ellos están investigados por un delito contra la salud pública, contemplado en el artículo 369 del Código Penal.

Sobre este operativo se ha pronunciado este mismo jueves en Pontevedra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha destacado que «es muy importante la incautación de los alijos», si bien ha hecho hincapié en la relevancia de «actuar, sobre todo, sobre lo que es el entramado económico financiero de las organizaciones criminales».

MÁS DE UN AÑO DE INVESTIGACIÓN

Según ha informado la Policía Nacional, las investigaciones relacionadas con esta operación comenzaron en septiembre de 2021, cuando se tuvo conocimiento de que un grupo criminal estaba introduciendo en España importantes partidas de hachís en pesqueros y embarcaciones de alta velocidad.

En un primer momento, los agentes pudieron localizar en un astillero de Portugal un camión sospechoso que se encontraba cargando una embarcación de alta velocidad de 12,5 metros de eslora y tres motores de gran cilindrada. Horas más tarde, ese camión accedió a una nave que poseía la organización investigada.

Ante estas evidencias, se acordó la vigilancia de la embarcación, que más tarde salió a navegar en paralelo a la península Ibérica con rumbo sur, lo que acrecentó las sospechas de que sería utilizada para la carga de alguna importante cantidad de sustancias estupefacientes.

Su andadura finalizó con la intervención de 89 fardos de hachís con un peso aproximado de 2.600 kilos, y que habían sido arrojados al mar en la provincia de Huelva. Al mismo tiempo, fueron detenidos sus dos tripulantes, que pasaron a disposición judicial.

INCAUTACIÓN EN LA PROVINCIA DE HUELVA

En enero de 2022, los agentes intervinieron una embarcación de alta velocidad de 14 metros de eslora y tres motores de 300 caballos. Durante esa operación también se intervinieron 70 fardos de hachís con un peso aproximado de 2.100 kilos.

Además, fueron intervenidos otros dos investigados, quienes también fueron puestos a disposición judicial. Este transporte puso de manifiesto el prestigio del grupo criminal en el mundo del narcotráfico, ya que fueron reclutados por una organización marroquí para tripular una lancha que por sus características técnicas había sido rechazada por sus propietarios.

BARCO CON BASE EN A ILLA DE AROUSA

La Policía Nacional considera que las reuniones entre los miembros de la organización gallega para ultimar los preparativos de un barco con base en A Illa de Arousa fueron constantes.

Durante uno de esos encuentros, la organización propietaria del hachís contactó con el representante de la organización gallega para «señalizar» la operación, proporcionar los puntos de encuentro y entregar los medios técnicos necesarios.

Fue finalmente el 18 de mayo de 2022 cuando el barco abandonó el puerto tomando rumbo sur, aunque el patrón del barco decidió abortar la operación y abandonar la embarcación en una playa de la localidad onubense de Punta Umbría.

Posteriormente, el patrón decidió realizar nuevas gestiones con la intención de retomar la operación de narcotráfico con un nuevo barco.

OPERACIÓN ABIERTA

A pesar de todo, la organización dejó de mostrar interés en zarpar, ya que las condiciones estaban dejando de ser las idóneas para acometer operaciones de gran calado.

Ante tal coyuntura, y de acuerdo con el criterio del Órgano Instructor y de la Fiscalía Especial Antidroga de Pontevedra, se decidió llevar a cabo el operativo policial para la desarticulación de la organización investigada.

Según informa la Policía Nacional, la operación sigue abierta y no se descartan más detenciones en las próximas semanas.