Dos nuevos testigos han declarado este martes en el juzgado de instrucción 2 de Tui (Pontevedra) en el marco de la investigación por la desaparición y muerte de la joven viguesa Déborah Fernández Cervera, citados por los abogados de la familia con el fin de tratar de evidenciar las «contradicciones» del exnovio de la joven, único imputado en este procedimiento.

Según ha podido saber Europa Press, la finalidad de estas citaciones era arrojar luz sobre algunas manifestaciones realizadas en el juzgado por Pablo P.S-L. el pasado 11 de marzo (cuando acudió por primera vez a comparecer como investigado ante la jueza), referentes al tipo de relación que mantenía con la chica en el momento de su desaparición.

El imputado defendió su inocencia y negó que hubiera estado con Déborah el día en que se le perdió la pista, e incluso argumentó que habían roto la relación tiempo atrás y no tenían contacto. Precisamente la familia ha propuesto a los testigos que han declarado este martes para tratar de rebatir esas afirmaciones.

Al margen de las comparecencias en Tui, la instrucción judicial sigue su marcha, a la espera de que lleguen los resultados de algunas pruebas de ADN y el informe definitivo sobre el disco duro del ordenador de Déborah, que elabora la empresa Lazarus (y que ya adelantó en un informe preliminar que el disco duro había sido manipulado por alguien experto).

Todo ello a cuatro días de que prescriba el caso para cualquier actuación, salvo las que tengan que ver con el único investigado. Esto quiere decir que pese a los intentos del equipo jurídico de la familia de Déborah, de buscar pistas o líneas de actuación que pudieran llevar a algún cómplice o cómplices, y salvo que la jueza tenga indicios para lo contrario, no se podrá imputar a nadie más a partir del 30 de abril.