Agentes de la Policía Local encontraron el viernes por la mañana el cadáver de una mujer de unos 90 años de edad con el que convivía su hija desde hacía unos meses en un domicilio en Vigo.

Según confirman a Europa Press fuentes oficiales consultadas, el aviso lo dio un vecino del edificio, situado en la rúa Caldas de Reis, porque hacía ya tiempo que no veía a la anciana.

De este modo, pasadas las 11,15 de la mañana, la Policía se personó en la vivienda y la hija les abrió la puerta. Una vez consiguieron acceder al interior, comprobaron cómo el cadáver de la nonagenaria estaba tendido en la cama en avanzado estado de descomposición.

Posteriormente, la Policía Local dio aviso al Juzgado de Guardia para proceder al levantamiento del cadáver, para ser sometido posteriormente a una autopsia, así como al personal de Urxencias Sanitarias-061 para que atendiese también a la hija de la fallecida.

La mujer negaba la muerte de su madre y aseguraba que seguía cuidando de ella, por lo que fue derivada a Psiquiatría del Hospital Álvaro Cunqueiro para su valoración, tal y como indican las mismas fuentes.

La investigación de este suceso ha pasado a manos de la Policía Nacional.