Agentes de la Policía Local de Vigo han detenido a un vecino de la ciudad, S.L.I. de 32 años de edad, como presunto autor de un delito de atentado contra agentes de la autoridad y uno de amenazas, después de que agrediese a los funcionarios que le inmovilizaron el coche, sobre el que pesa un embargo.

Según han informado fuentes policiales, los hechos ocurrieron en la madrugada de este miércoles, cuando una dotación del 092 que estaba haciendo labores de control de tráfico en la Avenida Santa Mariña observó un vehículo que, según la base de datos de la DGT, carece de seguro obligatorio desde julio del año pasado y no tiene pasada la ITV.

Además, los agentes también comprobaron que el coche tenía una orden de embargo y precinto dictada por la Tesorería de la Seguridad Social.

Al darle el alto, los policías identificaron a la conductora, y le informaron de que se iba a inmovilizar el coche y retirarlo al depósito municipal. En ese momento, el propietario del vehículo, que iba en el asiento del acompañante, comenzó a gritar.

AMENAZAS Y AGRESIÓN

El hombre salió del vehículo y amenazó a los agentes con arrollarlos, al tiempo que advertía de que el coche era suyo y no se lo iban a quitar. Cuando la grúa llegó para llevarse el vehículo, se alteró todavía más y uno de los funcionarios tuvo que interponerse para evitar que volviera al coche.

En ese momento, el hombre se abalanzó sobre el agente y lo empujó cayendo ambos al interior del vehículo, donde se produjo un forcejeo que acabó con el dueño del turismo atrincherado en los asientos traseros y negándose a salir. Al intentar cerrar la puerta, propinó una patada y un puñetazo a un policía que trataba de impedirlo.

Finalmente, el hombre logró cerrar la puerta sujetándola por la ventana, con tanta agresividad que acabó por fracturar el cristal.

Poco después se presentó en el lugar un familiar del dueño del coche, que logró calmarlo y convencerlo para que saliera del mismo voluntariamente. En ese momento fue detenido por un supuesto delito de atentado contra agentes de la autoridad y uno de amenazas.