La Guardia Civil de Ourense ha retirado un caballo de la carretera nacional N-525 que se había escapado de una finca colindante y «puso en peligro a varios vehículos», cuyos conductores tuvieron que hacer maniobras evasivas para evitar accidentes.

Así lo ha informado el Instituto Armado, que ha relatado que en la mañana de este miércoles una patrulla del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense retiró un caballo de la N-525 que se había escapado de una finca aledaña y que irrumpió en la calzada.

En concreto, el caballo fue localizado cerca de un concesionario de camiones que está en el polígono de San Cibrao das Viñas, próximo a la rotonda para enlazar con la autovía A-52.

Los guardias civiles que intervinieron localizaron al dueño del equino y trasladaron hasta su propiedad al animal. Además, denunciaron al propietario por dejarlo sin custodia en las proximidades de una vía pública.

La actuación de los guardias civiles, subraya la Benemérita, «evitó un potencial siniestro vial que podría haber tenido trágicas consecuencias», como ya se ha constatado, añade, «en algunos en los que se han visto involucrados animales de gran volumen», como caballos, ciervos y vacas, entre otros.