Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría Provincial de Lugo han imputado tres delitos de hurto a cuatro varones vecinos de la ciudad por la sustracción de terminales de telefonía móvil valorados en casi 2.000 euros, uno de los cuales fue vendido en una tienda de artículos de segunda mano.

Según ha informado la Policía Nacional, el primero de los hurtos de estos terminales recuperados fue denunciado el pasado día 12 de enero. Manifestó que había dejado el terminal encima de la barra del bar donde trabaja y cuando fue a recuperarlo, ya no estaba.

Por lo que procedió a la realización de la correspondiente denuncia en las dependencias de la Policía Nacional, la cual procedió a la investigación de los hechos, que dio como resultado que el terminal era utilizado por una chica menor de edad y que su padre manifestó que lo había adquirido a un transeúnte por la calle.

Ante estos hechos fue llamado a personarse en dependencias policiales con el fin de ser oído en declaración. Tras la misma, se le imputó un delito de hurto por sustraer el terminal. A este investigado le constan al menos diez detenciones por delitos de robo y hurtos.

Por otro lado también se recuperó otro terminal de telefonía que fue denunciado en las dependencias de la Policía Nacional en la calle Chantada, el día 11 de este mes. En este caso el propietario habría dejado el móvil dentro del vehículo mientras subía al domicilio con un familiar.

Una vez la Policía tuvo conocimiento de los hechos, los funcionarios encargados de la investigación localizaron casi inmediatamente el teléfono, el cual esta en poder de una mujer vecina de la ciudad, que manifestó haberlo adquirido en una tienda de artículos de segunda mano de la ciudad.

Realizadas las investigaciones y comprobaciones se verificó que el vendedor del mismo fue quien lo sustrajo del interior del turismo, con lo que se procedió a lo localización e información de la imputación del delito de hurto. En este caso se trata de «una persona ampliamente conocida por las fuerzas y cuerpos de seguridad con mas de cuarenta detenciones por diferentes tipos delictivos», destaca la Policía.

TERCER MÓVIL

El tercero de los teléfonos móviles recuperados fue intervenido por la Policía Local el pasado día 19 de diciembre del año pasado en el adarve de la Muralla de Lugo, cuando una patrulla pudo observar como dos jóvenes intercambiaban el teléfono, y ante la presencia policial trataron de ocultarlo en un hueco del monumento.

Por ello, fueron trasladados a dependencias de la Policía Nacional, a efectos de identificación y determinación de la propiedad del mismo. Realizadas las gestiones, la Policía constató que los jóvenes que están en situación irregular en España, y a los que les constan varios antecedentes por diferentes hechos, no podían justificar la propiedad del teléfono.

Por ello, se intervino el terminal y se inició la correspondiente investigación, mediante la cual se localizó al propietario del móvil, quien manifestó que la noche anterior lo había perdido de vista después de estar en un local de ocio, a unos 150 metros del lugar donde fueron localizados los dos autores del hurto, y en la misma franja horaria.

Con todo ello y verificado que estos dos varones, vecinos de la ciudad, fueron los autores del delito de hurto se les imputa por la sustracción del terminal de telefonía móvil. De todo ello ha sido informado el juzgado de guardia.