La Audiencia Provincial de Lugo ha condenado a siete años de cárcel como autor de un delito intentado de homicidio a un acusado de agredir con una hoz a un hombre al que conoció en la estación de autobuses e invitó a ir a su casa porque había perdido el transporte.

Asimismo, el tribunal le ha impuesto la prohibición de comunicarse y aproximarse a la víctima durante un periodo de 11 años. Destaca en el fallo que el procesado golpeó al afectado con «un instrumento hábil para producir la muerte» y dirigió el arma contra «una zona corporal que reviste un inequívoco riesgo vital».

Además, el tribunal le ha impuesto siete meses de prisión por amenazar a una mujer.

HECHOS PROBADOS

En el relato de hechos probados, el tribunal señala que el día 13 de febrero de 2021, el acusado, con antecedentes penales no computables a efectos de reincidencia, coincidió, cuando estaba acompañado en la estación de autobuses de Lugo, con un hombre que había perdido el autobús y el acusado le invitó a ir a la casa donde vivía de okupa, que carecía de luz y agua.

«Por motivos no determinados se inició una discusión entre los tres ocupantes, y sobre las 2,30 horas de la madrugada», se señala en el fallo, el acusado cogió una hoz, y con la intención de acabar con la vida de la víctima, se la clavó en hemitórax izquierdo a la altura del sexto espacio intercostal provocando una herida penetrante de cuatro centímetros que ocasionó un neumotórax abierto asociado.

Asimismo, le golpeó con la hoz al menos en otras dos ocasiones y le ocasionó «una herida incisa de dos centímetros en la cara posterior del antebrazo izquierdo y herida incisa de tres centímetros en cara posterior de hombro derecho», añade.

Las lesiones precisaron para su curación de tratamiento médico y quirúrgico consistente en colocación de drenaje torácico izquierdo bajo anestesia local y sedación y cierre de heridas con grapa. Invirtió en su curación 24 días, siete de ellos de perjuicio grave y 17 moderado, tras lo que le quedaron como secuelas una cicatriz de 7 centímetros en la región lateral izquierda del tórax a la altura del 5º y 6º espacio intercostal y otras en e antebrazo izquierdo y hombro derecho, lo que le ha causado «un perjuicio estético ligero».

El lesionado fue atendido en el Servizo Galego de Saúde (Sergas), lo que ocasionó unos gastos «que no han sido todavía cuantificados», se especifica en el fallo.