La Policía Local ha propuesto para sanción siete jóvenes residentes en Madrid que celebraron una fiesta en una vivienda de alquiler vacacional situada en Vigo e incumplieron la normativa sanitaria establecida por la pandemia.

Según han indicado fuentes policiales, los hechos tuvieron lugar en torno a las 2,00 horas de la pasada madrugada, cuando los agentes fueron alertados de la celebración de una reunión de jóvenes en un domicilio de alquiler vacacional de la calle Atalaya que causaba molestias a los vecinos.

Una vez en el lugar, los policías se entrevistaron con los usuarios de la vivienda y les informaron de las medidas sanitarias vigentes en la comunidad, además de pedirles que evitasen causar molestias.

Posteriormente, sobre las 2,45 horas, los agentes recibieron una nueva llamada de un particular que indicó que los jóvenes continuaban el ruido. Así, los funcionarios se desplazaron de nuevo al lugar, donde comprobaron que estas personas cantaban y reproducían música a un elevado volumen.

Por ello, identificaron a los jóvenes y les notificaron que serían propuestos para sanción por desobediencia grave a agente de la autoridad, así como por no respetar la normativa sanitaria al celebrar una reunión de madrugada pese a no ser convivientes.