La Xunta ha desactivado este domingo el Plan Territorial de Emerxencias de Galicia (Platerga) por el incendio que desde la tarde de este sábado afecta a las instalaciones de la conservera Jealsa en Boiro (A Coruña). Aunque el fuego sigue controlado, los servicios de extinción continúan con la labor de enfriamiento del perímetro y de vigilancia sobre los focos que permanecen activos.

Así lo indican a Europa Press fuentes del 112 Galicia, que informan de que todavía hay dotaciones de bomberos en el lugar para vigilar y evitar que las llamas, controladas desde las 20,30 horas del sábado, no se reavivan.

Este incendio industrial ha calcinado 11.000 metros cuadrados de superficie en la planta de Jealsa en la zona de Bodión. Ha ardido la zona de congelados –donde se originaron las llamas–, la de cocción y la de procesado, según información del 112 Galicia.

El fuego se declaró en torno a las 14,30 horas del sábado y su magnitud obligó a activar el nivel 1 del Platerga, que en torno a las 16,00 del domingo ya ha quedado sin efecto. Asimismo, la gran humareda desprendida obligó a desalojar por precaución a unos 60 vecinos que en la misma tarde del sábado ya pudieron volver a sus viviendas.

Las labores de extinción, que todavía continúan, se prolongaron durante la noche con el apoyo del Grupo de Apoyo Logístico (GALI) de la de la Axencia Galega de Emerxencias (Axega), que movilizó hasta el punto una bomba de achique de gran caudal, un camión nodriza para suministrar agua a los servicios de extinción y un vehículo remolque con un dispositivo de iluminación para facilitar la visibilidad durante la noche. Además, un equipo de drones actúan sobre el terreno para evaluar los daños que deja este incendio.

Por parte de las autoridades, en estos dos días de amplio operativo acudieron a la zona de la conservera el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, el alcalde de Boiro, José Ramón Romero, y el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, entre otros.