Los ladrones que el pasado sábado atracaron un cajero automático de Caixa Rural en el municipio lucense de A Pastoriza, el cual reventaron con una explosión, se hicieron con un botín de 30.000 euros, según ha cifrado el regidor, Primitivo Iglesias.

El alcalde ha admitido que en el ayuntamiento siguen «sobresaltados» y «muy sorprendidos» por lo ocurrido, al tiempo que ha llamado la atención por el hecho de que el cajero se reventase en «un lugar tan céntrico y al lado del centro de salud». «Nos sorprendió a todos los vecinos, porque esto es algo que no se espera», ha confesado.

Primitivo Iglesias calcula que se llevaron «en torno a los 30.000 euros», al tiempo que puntualiza que «no» se han producido daños en infraestructuras del ayuntamiento, pero sí que «son cuantiosos» los desperfectos ocasionados en la oficina bancaria.

El consistorio, ha añadido, va dar «facilidades» para que se acometan las obras de restauración de la sucursal de Caixa Rural. «Desde el ayuntamiento se les avisó de que pueden ir empezando cuando quieran, aunque después presenten los papeles reglamentarios, pero esto es una cosa de urgencia y nos ponemos a su disposición para que se solucionen estos defectos estructurales, dado que también tenemos una pared que puede caer a la calle», ha subrayado.

En cuanto a los daños, Primitivo Iglesias deja caer que «habrá que esperar a que se empiece con las labores de desescombro», que se iniciarán a lo largo de este lunes.