La Guardia Civil investiga como un crimen violento el caso del cadáver hallado en la tarde de este domingo en un pozo en O Porriño (Pontevedra); cuyo cuerpo, que se encontraba semidesnudo, corresponde al de un varón de unos 35 años de edad.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Instituto Armado, que han informado de que el cuerpo llevaba «mucho tiempo» sumergido en el agua, puesto que presentaba un aspecto «saponificado», lo que se produce por las reacciones químicas de los tejidos al estar en contacto sostenido con agua.

Fuentes consultadas han admitido que la identificación del cuerpo será «muy complicada», ya que se encontraba en avanzado estado de descomposición y tampoco llevaba ningún tipo de documentación encima; además, no hay constancia de denuncias de personas desaparecidas en la zona en los últimos meses.

Ante estos hechos, se ha activado el protocolo en colaboración con la Policía de Portugal por si en el país luso se hubiese reportado la desaparición de un varón que se pudiera corresponder con estas características.

Por otro lado, efectivos de la Policía Judicial y técnicos de laboratorio de la Guardia Civil han realizado hasta las 14:30 horas de este lunes una inspección ocular y la recogida de posibles indicios en el entorno del pozo, ubicado en una antigua nave abandonada en la parroquia de O Cerquido.

Las mismas fuentes precisaron a primera hora de este lunes que a lo largo de la jornada se procedería a vaciar el pozo para que, a continuación, efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil accediesen a su interior para recabar pruebas que puedan ser de interés para la investigación.

POZO TAPADO

El hallazgo del cuerpo se produjo sobre las 18,30 horas de este domingo en el interior de un pozo cuya abertura estaba tapada. Se trata de una instalación situada en el recinto de una antigua nave industrial que ha sido vendida recientemente.

Los dueños fueron a la finca con trabajadores para iniciar los preparativos de unas obras y los propios operarios se encontraron con el cadáver al destapar el pozo. Así, encontraron el pozo tapado como si hubiera intención de mantener oculto lo que había en su interior.