La Guardia Civil ha identificado y denunciado a una veintena de conductores de motos y vehículos todoterreno en el marco de controles llevados a cabo en los accesos motorizados a las zonas forestales de la comarca de A Louriña en los municipios pontevedreses de O Porriño y Salceda de Caselas.

Según ha informado el Instituto Armado, el pasado fin de semana realizó un dispositivo para prevenir el «acceso incontrolado» de vehículos a motor en los montes de la comarca de A Louriña y su entorno, con el objeto de evitar daños «que se venían produciendo en el patrimonio natural y forestal de la zona», ha abundado.

«El incremento de la circulación de vehículos a motor en los montes de los municipios de O Porriño y Salceda de Caselas durante los últimos meses ya había motivado la denuncia de varias comunidades de montes y demás usuarios, que ponían de manifiesto el grave perjuicio causado por las motos, los quads en el medio natural y forestal del entorno», ha explicado la Benemérita.

Por ello, durante la mañana del pasado domingo día 21 de febrero se realizaron de modo simultáneo varios puntos de control en los parajes forestales de estos dos municipios pontevedreses.

El operativo ha sido coordinado por el Puesto Principal de la Guardia Civil de O Porriño, que contó con la participación de las patrullas del Seprona de Vigo y O Porriño, y, han añadido las mismas fuentes, la «importante colaboración» de los agentes medioambientales del distrito XVIII Vigo-Baixo Miño.

Además de la labor disuasoria, para evitar «el acceso y uso indiscriminado de las pistas forestales», ha concretado la Guardia Civil, por medio de estos controles se identificaron y denunciaron a una veintena de conductores de motos y vehículos todoterreno, «no solo por infringir la normativa que prohíbe la circulación por una zona forestal, sino también por concurrir otras infracciones del Reglamento General de Circulación, como carecer de ITV y seguro de responsabilidad civil, no respetar el cumplir el cierre perimetral y no utilizar mascarillas», ha destacado.

La Guardia Civil incide en que tiene encomendadas competencias en materia de conservación del medio ambiente y demás aspectos relacionados con la naturaleza.

De este modo, recuerda que a través del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) «colabora y es un apoyo imprescindible» para las autoridades de las diferentes Comunidades Autónomas «cumplan sus cometidos administrativos en la materia».