La presidenta Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado este miércoles que Galicia, así como Extremadura y Andalucía, enviarán material a su Comunidad para combatir el coronavirus. En concreto, ha aludido al «préstamo temporal» de respiradores, que permitirían activar nuevas unidades de cuidados intensivos.

En una entrevista con Telecinco, recogida por Europa Press, la presidenta madrileña ha defendido sus «gestiones» y ha explicado que ha estado «hablando» con sus homólogos de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (PP); Andalucía, Juan Manuel Moreno (PP); y Extremadura, el socialista Guillermo Fernández Vara; a quienes ha agradecido su disposición al préstamo de material.

«Nos van a prestar respiradores temporalmente», ha sentenciado Ayuso, quien ha explicado que Madrid había hecho compras tanto de respiradores como de «otro tipo de material». «Y cuando baje la ola en Madrid, si ellos lo necesitan, se lo daré con el mayor de los orgullos», ha dicho.

No en vano, ha reivindicado que Madrid «va a estar ahí para ayudar al resto de comunidades», pero ha advertido de que «primero necesita solucionar la situación en la que se encuentra». Y luego, de ser necesario, cedería el material. «Somos un único país», ha proclamado.

Por su parte, fuentes de la Xunta consultadas por Europa Press han ratificado las afirmaciones de Ayuso y que Galicia prestará ese material.

REIVINDICACIÓN DEL MATERIAL

Aunque el conjunto de los presidentes autonómicos han incidido en la importancia del material –fue un clamor en la videoconferencia del pasado domingo con el jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez–, Ayuso y Feijóo son dos de los dirigentes que han sido más duros en sus exigencias al Gobierno del Estado.

En su última intervención de la pasada jornada, el presidente gallego volvió a insistir en la importancia de dotar del material adecuado tanto a los profesionales sanitarios como a quienes se ocupan de la gestión de los servicios sociales. Feijóo también ha reivindicado que Galicia ha hecho sus propias compras de material, en las que se incluyen ocho millones de mascarillas.