La CIG ha denunciado este viernes la «pasividad» y las «escasas medidas de protección» adoptadas por la dirección de Correos ante la epidemia de Covid-19.

«Sus actuaciones no van más allá de instrucciones básicas, como recomendar a sus empleados y empleadas que se laven las manos con frecuencia, mantener distancias de seguridad y poco más», critican.

El sindicato considera que las Jefaturas de Correos «no son conscientes de que están dirigiendo la empresa con más empleados de Galicia, empleados que, por otra parte, recorren diariamente todos los rincones del país, desde la ciudad más grande hasta la aldea más lejana», ha apuntado.

La CIG ha resaltado también que hay centros de reparto que «cuentan con más de 70 trabajadores» y que los usuarios emplean «bolígrafos y PDAs para recibir sus envíos sin que estos sean higienizados antes de volver a ser usados por la siguiente persona». «Por eso, para evitar los peligros de transmisión de la enfermedad, la dirección de Correos tiene que actuar con responsabilidad y de manera urgente», han exigido.

Por otra parte, el sindicato asegura que el personal que presta servicio en las oficinas postales «tampoco dispone de ningún medio de protección y por motivos evidentes no puede estar lavándose las manos cada vez que atiende a un usuario».